La Selección Argentina de futsal enfrentará mañana a Portugal en la final del Mundial de Lituania, donde defenderá el histórico título obtenido hace cinco años en Colombia y buscará ser por primera vez bicampeón.

El partido se jugará desde las 14:00 de la Argentina en el estadio Kaunas Arena de Lituania y será transmitido en directo por la TV Pública, Deportv y Directv Sports.

En la novena edición del Mundial organizado por FIFA, el seleccionado nacional buscará ser bicampeón, revalidando el título obtenido hace cinco años en Colombia tras vencer en la final a Rusia.

El rival será nuevamente un europeo pero en esta ocasión será Portugal, último campeón continental que intentará conquistar el título en su primera final mundialista.

El equipo dirigido por Matías Lucuix se clasificó a la final luego de eliminar a Brasil, ganador de cinco de los ocho Mundiales, en una histórica semifinal que ganó por 2-1.

Al igual que en Colombia, el camino de la “albiceleste” en el torneo arañó la perfección.

En el debut en el grupo F, considerado el más difícil, goleó a Estados Unidos por 11-0 (la mayor diferencia en el Mundial), luego venció a Serbia por 4-2 tras revertir dos veces el marcador para asegurarse el pasaje a octavos de final y en la última fecha no especuló con la posibilidad de una llave más accesible y derrotó a Irán por 2-1.

En octavos de final tocó un rival conocido como Paraguay que complicó en el primer tiempo y se fue al descanso en ventaja pero en la segunda parte el equipo sacó a relucir el parche de campeón y se floreó con un 6-1.

En los cuartos se reeditó la final de Colombia 2016 contra Rusia y fue uno de los partidos más emocionantes del Mundial ya que el empate 1-1 del tiempo reglamentario se extendió a la prórroga y la clasificación se definió en una agónica tanda de penales.

El arquero Nicolás Sarmiento, elegido mejor en su puesto del Mundial en la pasada edición y una de las figuras del equipo, atajó dos penales y Lucas Farach, su suplente, tapó el último de la serie y ambos compartieron el traje de héroes para meterse una vez más entre los cuatro mejores.

En la semifinal tocó Brasil, la máxima potencia de la disciplina a la que la Argentina nunca le había podido ganar en cinco enfrentamientos en Mundiales.

Sin embargo, este seleccionado que inició el proyecto con Diego Giustozzi a la cabeza a fines de 2013 y lo continuó con Lucuix desde mediados de 2018 está decidido a cambiar la historia y luego de una gran actuación colectiva se impuso por 2-1 en el clásico.

Segundo golpe seguido de la “albiceleste” contra el pentacampeón ya que en febrero del año pasado le había ganado la final de las Eliminatorias en la ciudad de Carlos Barbosa, considerada la cuna del futsal.

El seleccionado afrontará una nueva final con el aplomo de tener un equipo experimentado ya que 10 de los 16 integrantes del actual plantel ya son campeones del Mundo.

Nicolás Sarmiento, Damián Stazzone, Maximiliano Rescia, Leandro Cuzzolino, Santiago Basile, Cristian Borruto, Constantino Vaporaki, Alan Brandi, Guido Mosenson y Pablo Taborda ya saben lo que es levantar el trofeo.

Mientras que Matías Edelstein, Andrés Santos, Lucas Farach, Sebastián Corso, Lucas Bolo Alemany y Ángel Claudino son los debutantes que buscarán su primera estrella.

El entrenador Lucuix, de apenas 35 años, era ayudante de Giustozzi en Colombia y además fue uno de los mejores jugadores argentinos de la disciplina pero una grave lesión sufrida en el Mundial de Tailandia 2012 anticipó su retiro de la actividad cuando estaba en la élite mundial.

Portugal será un duro obstáculo ya que es el último campeón de Europa (2018) y es liderado por Ricardinho, elegido seis veces el mejor jugador del Mundo.

El talentoso número 10 tiene 36 años y sueña con retirarse del seleccionado con el primer título Mundial para su país.

El equipo dirigido por Jorge Braz también es un equipo experimentado ya que el arquero Bebe, Ricardinho, Bruno Coelho y João Matos, cuatro de los habituales integrantes del quinteto inicial, tienen 38, 36, 34 y 34 años, respectivamente.

El conjunto luso llegó a Lituania con el objetivo de mejorar el cuarto puesto de Colombia 2016 y también de sacarse una espina ya que fue eliminado en semifinales por Argentina tras un categórico 5-2.

El potencial de Portugal está sostenido por una de las mejores ligas del mundo que tiene como su mejor representante en Europa al Sporting, ganador de dos de las últimas tres Champions League.

El equipo luso llegó a la final al límite del físico ya que en la fase eliminatoria definió todos los partidos en la prórroga.

En octavos superó a Serbia (4-3), en cuartos eliminó a España, bicampeón mundial, tras ganarle por 4-2 y en la semifinal pasó por penales a Kazajistán tras empatar 2-2.

En la etapa de grupos venció a Tailandia (4-1) e Islas Salomón (7-0) y empató con Marruecos (3-3).

En la previa de la final, desde las 12, Brasil y Kazajistán jugarán el partido por el tercer puesto en el mismo Kaunas Arena.