En las últimas horas, un hombre y una mujer fueron detenidos en el marco de la causa que investiga el ataque contra Daniel Claudio Pacheco (41) en la noche del miércoles, y que tiene relación con la balacera al adolescente, ocurrida horas antes en La Viñita.

Pacheco había denunciado en el precinto judicial N° 5, que mientras conducía su automóvil, al llegar a la esquina de las calles Esmeralda y Caseros, dos sujetos que circulaban a bordo de una motocicleta Honda CG Titán 150 cc., de color azul, le dispararon con un arma de fuego, que impactó en su pierna izquierda, para luego darse la fuga.

Según informaron desde la policía, tras una ardua tarea investigativa, y mientras personal de la División Investigaciones realizaba recorridos de prevención, procedió al arresto de una mujer de apellido Lavelly, mayor de edad, quien sería la propietaria del rodado involucrado, el cual quedó en calidad de secuestro.

Continuando con la investigación, los policías materializaron una orden de allanamiento, bajo las directivas de la Fiscalía de Instrucción N° 9, a cargo del Dr. Jonathan Diego Felsztyna, en un domicilio ubicado en la manzana “A” del Loteo Plumez, donde arrestaron a un sujeto de apellido Castro, mayor de edad, quien sería el presunto autor del hecho.

Finalmente, estas personas fueron trasladadas y quedaron alojadas en la seccional a disposición de la Justicia interviniente, desde donde se indicaron las medidas a seguir.
 

El origen de las balaceras

El ataque que tuvo como víctima a un adolecente de 16 años, perpetrado el miércoles a la tarde, y el sufrido por un hombre de 41 años, ese mismo día, pero a la noche, también en el sur de la ciudad, estarían vinculados y tendrían un mismo origen. Aparentemente, el intento de robo, el martes a la tarde, de una bicicleta, por un adolescente de 16 años – quien sería o a quien habrían confundido con el herido de La Viñita- en la casa de la pareja de Daniel Pacheco -el hombre baleado en su auto-  sería el o, al menos, uno de los motivos que habrían desencadenado las balaceras en presuntos “ajustes de cuentas”, aun cuando otra línea investigativa orientaría el hecho, es decir, el supuesto accionar del adolescente a un tema relacionado con drogas.