ANTE LA VUELTA DE LA PRESENCIALIDAD PLENA
El padre Oscar Tapia comentó que le elevaron una nota a la directora de Educación Privada.
Luego de que el Ministerio de Educación de Catamarca se adhiriera a los términos de la Resolución CFE. N° 404/2021 emitida por el Consejo Federal de Educación, restableciendo la presencialidad plena, los colegios confesionales elevaron una nota a la dirección de Educación Privada solicitando que en algunos casos se mantenga la modalidad de burbuja.

Al respecto, el padre Oscar Tapia, vicario episcopal de la Educación de la Diócesis de Catamarca y vocero de los colegios confesionales, comentó: “El jueves 30 elevamos una nota a la directora de Educación Privada donde le expresamos todo este acuerdo de volver a la presencialidad plena, pero con la gradualidad, con la racionalidad y con la responsabilidad que significa el cuidado de los alumnos”.

“Lamentablemente algunas escuelas fueron intimadas y tuvieron que abrir obligatoriamente, allí tenemos que mejorar el nivel de diálogo y no se trata de cumplir una orden así de pronto, de repente estuvimos en cuarentena y ahora estamos como si no hubiese pasado nada. Así que esperamos que nos respondan la nota por escrito y se nos autorice esta cuestión, porque en esto de que sea gradual vamos acomodando las burbujas, vamos acondicionando nuevos espacios”, afirmó.

Asimismo, Tapia señaló que “la resolución ministerial nos señala el retorno a la presencialidad plena, donde también se establece que hay que tener los cuidados, porque como todos sabemos la pandemia no está superada”.

“Entonces tenemos esta cuestión encontrada de la obligación de la presencialidad plena, pero a la vez la dificultad de adaptar la escuela para que cumpla con los protocolos, nosotros como Vicaría de la Educación con los colegios hemos consensuado ser prudentes para cuidar a los alumnos hasta que podamos superar la pandemia”, señaló.

En esa línea añadió: “En nuestras escuelas tenemos muchos alumnos, prácticamente 30 en cada curso entonces como las escuelas no estaban adaptadas para la pandemia y a veces no teníamos la distancia necesaria. Entonces esa dificultad tenemos en algunos niveles, en otros podemos cumplir a pleno con la presencialidad, pero en otros tenemos dificultad como en el secundario”.

“De verdad que hay una presión del ministerio provincial para que esté la presencialidad plena y algunas escuelas por la presión de los supervisores tuvieron que llamar a todos, pero no están las condiciones dadas. Otros mantenemos la racionalidad y tenemos que mantener las burbujas para cuidar los alumnos”, aseguró.

Además, Tapia dijo que “la otra cuestión es que se puede dar la clase al aire libre, pero no siempre están las condiciones dadas, uno al aire libre no puede hacer una proyección, no hay una pizarra, así que nosotros estamos de acuerdo con el retorno a la presencialidad plena, pero tenemos que ir adaptando gradualmente las escuelas porque no estaban preparadas”.

“No podemos volver como antes de la pandemia, esta es una nueva normalidad y tenemos que tener paciencia, tiene que haber una cuota de diálogo y racionalidad entre el ministerio y cada escuela para ver que se cumpla”, apuntó.

Aranceles

En cuanto al tema arancelario, el padre Tapia comentó que “nosotros llevamos un retraso en la cuestión arancelaria porque se dio un aumento el año pasado y hubo un crecimiento de un 35% y ahora en octubre se nos permitió un 15%, pero en nuestros colegios ese 15% son 100 pesos y hay que tener en cuenta el tema de la inflación también”.

“Además, tenemos un gran problema, casi el 40% de morosidad por las razones que sean, pero estamos para atrás en cuanto a economía y en el caso de los colegios privados confesionales y no confesionales nosotros solo recibimos el aporte del Estado para sueldos, todo lo demás lo tenemos que pagar nosotros”, expresó.