El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, confirmó este jueves que Santiago de Chile será sede de la final de la Copa Libertadores de América entre River y Flamengo, a pesar de la grave crisis social por la que atraviesa el país trasandino.

“Santiago es la sede para la final de la Libertadores, eso está definido. Se van a recuperar de lo que están viviendo. De hecho, el partido va a ser un tremendo éxito”, afirmó en declaraciones formuladas a AM 1080 de Paraguay.

El partido se disputará en el Estadio Nacional de Santiago de Chile y los tickets se podrán obtener a partir del miércoles 30 de octubre en el sitio web del torneo.

A su vez, Conmebol informó a través de un comunicado oficial la fecha de venta de las 25.000 entradas disponibles, que serán distribuidas de maneras iguales entre cada institución -12.500 a cada una-.

La sede peligraba en el medio de la tensión social en Chile por las protestas contra el modelo económico del presidente Sebastián Piñeira, que iniciaron por una suba del boleto del metro