“En el mediano plazo, hasta el 2039, la tasa de calentamiento sería más acelerada que la observada en las últimas décadas”, explicó Kozicki.

En este panorama, indicó que se destaca el caso del Noroeste Argentino, con un aumento de 3 grados centígrados.

“El principal de los efectos es la afectación en la disponibilidad de agua tanto para consumo humano como para riego de actividades agroganaderas. Este mes de diciembre se podría convertir para el Valle Central de Catamarca e inclusive en el resto de la provincia, en uno de los meses con menores precipitaciones en los últimos 20 años, considerando que hasta el momento solo cayeron 30 mm de lluvias en forma discreta, mientras que el promedio histórico es de 82 mm”, explicó el ministro de Agua, Energía y Medioambiente.

Kozicki detalló que la consecuencia directa del fenómeno de sequía prolongada es la imposibilidad de acumulación de los embalses y reservas de los sistemas hídricos y la disminución temporal de los niveles freáticos de las napas subterráneas, dos únicas fuentes de abastecimiento de agua de nuestra provincia, un combo imposible de tolerar para tener un servicio normal del vital elemento.

 
Ante estas circunstancias, el ministro pidió “prudencia con el uso de agua potable y paciencia para avanzar con las obras que mejoren el servicio”