Los organizadores y el gobierno japonés deben decidir este lunes si los Juegos Olímpicos de Tokio -previstos del 23 de julio al 8 de agosto- se disputarán sin público debido a la pandemia de covid-19 o ante un número limitado de espectadores locales, como lo anticipa la prensa.

En marzo, los organizadores decidieron prohibir la llegada de espectadores del extranjero debido a un riesgo sanitario considerado demasiado alto, algo inédito en la historia olímpica.

Desde entonces han aplazado constantemente la decisión sobre los espectadores que residen en Japón, para tomar en cuenta la situación en el archipiélago lo más tarde posible.

La reunión sobre este tema está prevista a partir de las 07H00 GMT. Participan en ella cinco partes: el Comité Organizador de Tokio-2020, el gobierno japonés, el gobierno de la metrópolis de Tokio, el Comité Olímpico Internacional (COI) y el Comité Paralímpico Internacional (CPI).

Los deportistas son reacios a que se celebren a puerta cerrada y algunos patrocinadores reconocen en privado que prefieren que haya público, aunque sea limitado.

El levantamiento del estado de emergencia el domingo en Tokio y otros departamentos transmitió una señal positiva a los organizadores que esperaban la decisión del gobierno japonés para determinar si aceptarían espectadores locales y, de ser así, cuántos.

Pero el gobierno japonés ha mantenido algunas restricciones al menos hasta el 11 de julio y el primer ministro Yoshihide Suga advirtió que podría reforzarlas si los casos de covid-19 aumentan y el sistema sanitario se halla bajo presión.

Los expertos sanitarios que asesoran al gobierno estiman que sería “ideal” celebrar los Juegos Olímpicos a puerta cerrada. De todos modos si se acepta público estará limitado por las medidas antivirus del gobierno.

– “Limitar los riesgos” –

Los organizadores ya habrían renunciado a vender más entradas y se plantean celebrar un sorteo para determinar quién, entre los que ya las hayan comprado en Japón, podrá asistir a los Juegos Olímpicos, según la agencia de noticias Kyodo.

Algunos medios de comunicación mencionan un tope de 10.000 personas o el 50% de la capacidad de acogida de un lugar, lo que represente la cifra más baja. Se baraja 20.000 para la ceremonia de apertura.

El viernes, en rueda de prensa, la presidenta del comité organizador de Tokio-2020, Seiko Hashimoto, reconoció que resulta difícil decidir: “Organizar los Juegos sin espectadores es el mejor medio de garantizar los Juegos con total seguridad(… ). Pero mientras tengamos espectadores que deseen asistir a los Juegos, intentaremos en la medida de lo posible satisfacerlos y limitar los riesgos”.

“Si las circunstancias son demasiado desfavorables, nos veremos obligados a renunciar” y esta decisión “se puede tomar hasta el último momento”, dijo.

Los organizadores llevan meses intentando superar la resistencia de la opinión pública japonesa, que se ha mostrado hostil a la celebración de los Juegos este verano.

Sin embargo, una encuesta publicada el lunes en el periódico Asahi reveló que el 34% de los japoneses son ahora favorables a los Juegos Olímpicos, frente al 14% del mes pasado.

Según una encuesta publicada este domingo por la agencia Kyodo, el 86% de los interrogados sigue preocupado por un repunte del covid-19 durante los Juegos y el 40% cree que deberían celebrarse sin espectadores.

Japón, que comenzó a cerrar sus fronteras en marzo de 2020, ha vivido la pandemia mucho mejor que otros países, con 14.400 muertes registradas oficialmente.

Pero tardó mucho en lanzar la vacunación y por ahora menos del 7% de los japoneses han recibido las dos dosis de la vacuna.

Los organizadores de los Juegos Olímpicos dividieron por tres el número de delegados extranjeros invitados e impusieron medidas draconianas a los participantes, con amenazas de expulsión en caso de incumplimiento de las normas sanitarias.

Los Juegos Olímpicos están previstos del 23 de julio al 8 de agosto y los Paralímpicos del 24 de agosto al 5 de septiembre.

ras/ep/am/erl/zm

Infobae