“Durante el mes de octubre nos encontramos con que estos productores nuevamente se metieron y destruyeron otros dos sitios ancestrales –indica un comunicado de prensa-. Fue entonces que recurrimos a la Justicia Federal presentando una denuncia por la pérdida irreparable que esto implica para el patrimonio cultural de la Nación Argentina, especialmente para la nuestra memoria e identidad compartida”.

Señala que los productores “pasan con sus tractores y rastras por encima de milenarias sepulturas y construcciones”. Es por eso, manifiesta “decidimos organizarnos para llevar adelante acciones de defensa pacifica, apelando a la legislación internacional, nacional y provincial que nos ampara”.

“A pesar de todos estos esfuerzos en defensa de la herencia ancestral, nuestros derechos y los de toda la población aconquijense, recientemente nos enteramos que la Dra. Marta Nieva, fiscal de Andalgalá, desconociendo todo lo actuado en salvaguardia, favoreció el destrozo de los orígenes de la identidad de nuestro pueblo, levantando la medida cautelar”, agrega.

“¿Quién no conoce este tipo de destrucción y saqueo en Aconquija? ¿A dónde van las tinajas, las conanas, que levantan los grandes empresarios paperos? ¿Dónde están menhires, suplicantes, verdaderos documentos de identidad aconquijense? ¿Cuánto más se puede soportar el desprecio de nuestros orígenes? ¿Dónde están las políticas públicas de cultura y turismo apoyando este justo reclamo? Hacemos un llamado urgente a nuestros hermanos a sumar su voz contra la impunidad del olvido de nuestras raíces originarias, avanzando juntos hacia la construcción de un estado argentino respetuoso de nuestra cultura ancestral”, finaliza el escrito de la Comunidad Originaria Diaguita.