Este aumento del 10% es el último de una suba escalonada en tres partes que se empezó a aplicar en marzo de este año. De este modo se cierra un incremento anual pactado en un 58%, ya que a principio de año el boleto mínimo costaba $13,90.

En esa primera suba el boleto pasó de costar $13,90 a $18, luego en julio subió a $20 y ahora en noviembre llegará a $22. La sección más cara, pasaría de costar $36 a casi $40. 

El director de Transporte, Guillermo Matterson, dijo que este será el último aumento de 2019 para los  servicios urbano e interurbano de transporte de pasajeros y que el boleto estudiantil continúa vigente y “regirá hasta la primera quincena de diciembre”.