Cerca de 12 casillas fueron desarmadas. Desde la Policía aseguran que no hubo personas desalojadas.

Cerca de 12 casillas que habían sido levantadas en terrenos usurpados de la zona norte de la ciudad fueron desarmadas anoche por efectivos policiales e medio de un importante despliegue de patrulleros y personal de grupos especiales.

El procedimiento comenzó aproximadamente a las 19 horas

Los policías llegaron a Portal del Norte II y bajo las directivas de la fiscalía de instrucción de turno a cargo de Yésica Miranda procedieron a desocupar los terrenos usurpados.

En diálogo con El Ancasti, el comisario Díaz, a cargo de la Comisaría Octava explicó que se trata de terrenos que entregó la Municipalidad de la Capital a particulares tras la firma de un convenio en el que entre otros aspectos, se le otorgaba a los compradores un plazo para que construyan y facilidades de pago.

«Muy pocos beneficiarios hicieron ocupación de las tierras y entonces, personas de escasos recursos decidieron ocuparlas por decisión propia. Hay gente que se instaló hace tiempo. Ahora estamos acá con autoridades de Catastro Municipal que hace los relevamientos correspondientes para luego otorgarle los terrenos a quienes consideren necesario», agregó.

«Es decir que en principio le sacarían los terrenos a los anteriores dueños y se reasignarían», remarcó.

Informó además que el personal policial interviniente «tiene la orden de desarmar los ranchitos y casillas bajo las directivas de la fiscalía de instrucción de turno, mientras que las actuaciones están a cargo de la Unida Judicial N°8». Aseguró que «no se realizaron desalojos porque no hay gente viviendo en las casillas que se desarmó. Lo que se hizo es retira los elementos de los terrenos cuyos propietarios no construyeron nada. En algunos casos, que fueron cuatro o cinco se invitó a los ocupantes a que abandonen las instalaciones y al resistirse se dio intervención a la fiscalía y se procedió en consecuencia».

Sostuvo que desde el inicio del operativo que se extendió a una parte de Portal del Norte III «aproximadamente fueron desarmadas 10 o 12 casillas, que eran más que nada tarimas, palos y plásticos, la mayoría con instalaciones clandestinas de energía eléctrica».

Fuentes oficiales explicaron que cuando la policía detecta en flagrancia comisión del delito de usurpación, tiene la obligación de actuar y realizar la aprehensión de los delincuentes en forma directa.

«Dada las circunstancias actuales -porque puede llegar a haber niños y demás-, toma intervención la Justicia que además puede determinar que esa gente quede haciendo posesión mientras se le da participación a Catastro Municipal», señalaron.