La propuesta tiene como objetivo principal es aminorar o mitigar las desigualdades, “y una de las vías posibles, a tales fines, es precisamente la inclusión educativa con igualdad, para que todos los niños y niñas se sientan verdaderamente entre pares, sin importar el nivel socioeconómico de sus grupos primarios de origen. En tal sentido, consideramos al uso de un uniforme único, para todas las unidades educativas de Nivel Inicial, como un modo apropiado de igualar las diferencias”.

A su vez indica que, “cada Jardín de Infantes podrá diseñar y establecer un distintivo o escudo que identifique a la unidad educativa, para ser colocado, de forma móvil, en el frente del pintor” y aclara que “queda prohibido a los establecimientos públicos de gestión privada, que cuenten con aporte del Estado Provincial, establecer exigencias relacionadas con la adquisición y uso por parte de los niños y niñas que concurran al nivel inicial de los mismos, de vestimenta diferente a la prevista en la ley, u obligar a los padres, tutores o guardadores a adquirirla en los mismos establecimientos o en otros lugares especialmente determinados”.

En caso de incumplimiento se estipula que “dará lugar a la aplicación de las siguientes sanciones, según el establecimiento de que se trate, sea de gestión estatal o privada: a) Establecimientos de Nivel Inicial de gestión estatal: aplicación de sanciones disciplinarias de apercibimiento o suspensión, al Director o autoridad que estuviere a cargo de la Dirección; b) Establecimientos de Nivel Inicial de gestión privada –con aporte estatal-: Apercibimiento a sus representantes legales, directores o propietarios, con anotación en su legajo; sin perjuicio de la aplicación de multa de hasta el diez por ciento (10%) del aporte en concepto de subvención estatal que haya recibido en el mes inmediato anterior al de la aplicación de la sanción.”.