A través de una nota fechada el 26 de febrero, Denett se dirigió al ministro “por expresas instrucciones del Vicegobernador a cargo de la Gobernación, Rubén Dusso, con el objeto de poner en conocimiento que el Estado Provincial se encuentra habilitado para ejecutar las obras civiles y técnicas necesarias en el Estadio Bicentenario a los fines de su correspondiente reparación”.
Eso sí,  aclara que existe una salvedad. Se deberá informar a Fiscalía de Estado “el inicio de las obras a realizar para la pertinente intervención de un oficial de Justicia designado por el Juzgado donde tramita el Concurso de la empresa (Construcciones Capdevila) que construyera la mencionada obra”. En otras palabras, habilitan al Ministerio a intervenir con obras de reparación siempre y cuando notifique al área encargada de defender los intereses del Estado.

En este marco, el titular de la cartera de obras, señaló su satisfacción al recibir el escrito por cuanto se busca “poder recuperar esa obra”. En este sentido, indicó que a partir del escrito “en el ministerio de Infraestructura vamos a proceder a realizar los trámites administrativos correspondientes para la contratación de alguna empresa que lleve a cabo la reparación del estadio”. Niederle estimó que entre los próximos 30 o 60 días “estamos iniciando el proceso”.

Ahora bien, el ministro dijo que para reparar el “Coloso de la Loma” se presupuestaron obras por 113 millones de pesos, las cuales serían ejecutadas luego de contratar una empresa constructora privada. El monto es superior a los casi $40 millones que la Provincia reclama por daños y perjuicios en la instancia civil.

Así las cosas, el funcionario mencionó que “la idea es contratar una empresa para que proceda a la reparación del estadio, salvo que el Gobernador dé otro tipo de instrucción”. 

En tanto, aclaró que los puntos a reparar serán en base “a un informe existente que había sobre el estadio y bajo esos conceptos”. Niederle mencionó que en “el ministerio -antes Obras Públicas- la gestión precedente dejó un informe con los ítems que hay que tocar dentro del estadio para proceder a la reparación y sobre esa base se presupuestaron las obras”.
Además, explicó que la reparación será estructural puesto que se apunta a “poner en funcionamiento las tres tribunas que tienen problemas”. “Después hay otro proceso que dependería de la Secretaría de Deportes (área del ministerio de Desarrollo Social y Deportes) como ser el caso de faltantes de elementos”, acotó el funcionario.

De esta forma, insistió que en la cartera de Infraestructura tomaron como punto de partida la cotización de las obras “en base a un informe preexistente que había sobre el estadio”.

Niederle estimó que de conseguir la contratación de una empresa dentro de los 60 días “el plazo de reparación es de entre 8 y 9 meses; no es una obra tan larga en el tiempo”. A la vez, calculó que la reinauguración podría darse a fines de este año o principios del 2021.