El juego de las diferencias: 5 puntos opuestos y una coincidencia entre el “¿Quién quiere ser millonario?” de Julián Weich y el de Santiago del Moro

Con una dinámica muy distinta a la de Santiago del Moro en Telefe y un millón de pesos en juego, Julián Weich fue el conductor en el 2001 de la primera versión argentina de ¿Quién quiere ser millonario?, por El Trece. Coincidencias y diferencias entre las dos versiones del formato, que hoy es el más  visto de la televisión.

El estudio

Hace 18 años la escenografía era muy similar a la actual, negra azul y con luces que cambiaban dependiendo del momento del programa. En el centro, sentados en banquetas, el participante y el conductor, cada uno con un monitor para seguir el juego y alrededor de ellos una tribuna.

Los participantes

(La historia de Diego en ¿Quién quiere ser miollonario? con Santiago del Moro Video: Telefe)

Más allá de los premios y de que la gente puede jugar desde su casa en familia a responder, el caballito de batalla de Telefe este año son sin dudas las historias de vida de los participantes. Desde que comenzó a emitirse el 8 de abril hasta hoy, por el ciclo pasaron  Fito, un ex fotógrafo que vive en la calle; Marina, una cintífica del CONICET que buscaba fondos para su investigación contra el cáncer de mama; Constanza, una chica trans sin trabajo y Diego, un papá de dos hijos que fue despedido de la empresa en la que  trabajaba y que quería el premio para comprar insumos que le permitieran volver al ruedo, entre otros.

Hace casi dos décadas, en cambio, los concursantes no exponían su vida y además de su nombre y apellido, a lo sumo decían su edad, profesión o con quién vivían.

El premio

(Julián Weich en ¿Quién quiere ser millonario? Video: El Trece)

Hoy la primera pregunta le da al participante dos mil pesos, la quinta le asegura 30, la décima 180 y la última el premio mayor: ¡2 millones de pesos! Por ahora solo una participante obtuvo 750 mil.

En el 2001, la primera pregunta valía 50 pesos, la quinta 600, la décima le aseguraba al participante 20 mil y en última instancia, se respondía por un millón de pesos. Si bien en ese momento el premio mayor era la mitad de lo que es hoy, ese dinero (aún en el 1 a 1), valía más que los dos millones de hoy y se podían comprar muchas más cosas.

Comodines

El formato nacido en 1999 en el Reino Unido se realizó en más de cien países y en todos con el mismo éxito (incluso hay una película homónima basada en él). Cada región incorporó modificaciones a las reglas del juego y comodines.

En la primera emisión local, además de los comodines de la Ayuda del Público y el 50 y 50 que hoy están vigentes, había uno de Llamado Telefónico, que consistía comunicarse como máximo 30 segundos con un allegado al jugador, para que éste lo ayudara a develar la respuesta.

Ese último comodín ahora fue reemplazado por el Más Uno, en el que un acompañante previamente seleccionado por el concursante, responde por él.

Actualmente luego de la décima pregunta el participante recibe un comodín extra, Los tres del público: tres personas de la tribuna que creen saber la respuesta (Del Moro es insistente en este punto, ya que cualquiera puede levantarse) contestan para ayudar.

Ingreso de los participantes

Julián Weich terminaba de hacer el casting de jugadores durante el programa, delante de cámara. Para ver quién jugaba por el millón de pesos, diez concursantes en el estudio tenían que responder una pregunta. El que contestaba bien pasaba al frente y en caso de empate, se definía de acuerdo a la velocidad con la que lo habían hecho.

Hoy, Santiago del Moro presenta directamente al participante de la noche.

Frecuencia

La versión de Telefe va de lunes a viernes y dura entre 80 y 90 minutos. En el 2001, El Trece emitía el ciclo una vez por semana, los jueves de 23.00 a 00.00.

SEGUÍ LEYENDO

Julián Weich, crítico con “¿Quién quiere ser millonario?”: “Eligen participantes con historias que no hacen falta”

“¿Quién quiere ser millonario?”: la historia de vida de Fito, el participante que conmovió a Santiago del Moro

“¿Quién quiere ser millonario?”: una científica del CONICET ganó medio millón de pesos y los usará para investigar la cura del cáncer

La dolorosa historia de la mujer trans que conmovió a Santiago del Moro en “¿Quién quiere ser millonario?”

Diego Cabiedes, el mecánico sin trabajo que ganó 500 mil pesos en “¿Quién quiere ser millonario?”: “Estaba mal, de rodillas”