El portavoz de la Armada de Estados Unidos: “Tenemos siglos de experiencia en este tipo de operaciones”

Kurt Schomberg, portavoz de la marina estadounidense (Walter Calderon)
Kurt Schomberg, portavoz de la marina estadounidense (Walter Calderon)

La actividad en el puerto de Comodoro Rivadavia es constante. Decenas de operarios, que gesticulan e intercambian órdenes en español e inglés, trabajan a contrarreloj para acondicionar el buque remolcador Sophie Siem de bandera noruega y poder transportar el minisubmarino de la Marina de Estados Unidos hacia la zona de rastrillaje en donde se busca al submarino ARA San Juan.

Esta pequeña nave, que se opera vía control remoto, se sumerge a más de 600 metros y puede rescatar hasta a 16 personas, llegó al país en los últimos días junto a drones submarinos y variada tecnología luego de la solicitud de ayuda internacional que realizó el Gobierno.

(Walter Calderon)
(Walter Calderon)

“Argentina pidió ayuda el viernes, y esta unidad de rescate (Rescue See Under Comand, por sus siglas en inglés) es la única que tiene Estados Unidos. Nosotros fuimos movilizados el viernes”, señaló a Infobae Karl  Schonberg, portavoz de la Marina estadounidense. “La cantidad de equipamiento dependía de cuánta información teníamos sobre el submarino, pero como no estábamos seguros trajimos todo lo posible por las dudas”, agregó.

La coordinación del operativo que se instrumenta en el puerto es un tema sensible. Las marchas y contramarchas en la información que provino de la Armada y del Ministerio de Defensa hizo que los funcionarios nacionales sean cautelosos. Lo mismo sucede con los internacionales, reacios a dialogar con la prensa sin su contraparte argentina.

Este Comando de Rescate trabaja en conjunto con la Oficina Internacional de Rescate y Escape de los Submarinos (ISMERLO), una organización internacional que trabaja y entrena todo el año para atender situaciones de conflictos en submarinos, creada por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) luego de la tragedia ocurrida en agosto de 2000 con el submarino nuclear de la Armada de Rusia K-141 Kusk.

(Walter Calderon)
(Walter Calderon)

“Nosotros trabajamos junto al ISMERLO. Lo hacemos con entrenamiento estandarizado, lo que hace que cuando hay una situación de conflicto en cualquier país se puede intervenir. Los operarios que están arriba del barco tienen décadas , siglos de experiencia encima. Trabajan de esto, se entrenan para este tipo de situaciones. El último entrenamiento fue en Chile”, aseguró Schonberg.

Tras la partida del Skandi Patagonia , uno de los tres buques destinados al rescate del ARA San Juan, la situación más urgente es instalar el minisubmarino (PRM, Módulo de Rescate Presurizado) en el Sophie Siem. Esta unidad se utilizará por primera vez en una operación militarizada oficial: hasta ahora solo se usó en simulacros y entrenamientos. No hay plazo previsto para hacerlo, aunque funcionarios del puerto de Comodoro Rivadavia hablan de al menos 48 horas. “Estamos trabajando lo más rápido posible”, aseguró el portavoz de la Marina de los Estados Unidos.

Durante la tarde de ayer , por otro lado, ingresó al puerto el material de detección acuática que había llegado al aeropuerto de Comodoro Rivadavia en aviones de las Fuerzas Armadas de España e Inglaterra.

 

LEA MÁS

Del jefe de la Armada al presidente Macri: “No sabemos dónde está, no sabemos qué pasó”

Exclusivo: la lista de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan