Esta vez los maleantes sustrajeron los últimos ventiladores industriales que había instalados en las aulas provocando profundo desazón en el personal de la institución.  

El director de la escuela Jorge Morales Ramos, lamentó la situación de “desamparo” en la que está sumida la escuela “desde hace tiempo, a pesar de que hemos presentado muchas notas al Ministerio  de Educación y al secretario de Seguridad Democrática Marcos Denett, sin ningún resultado”. 

Mientras esperaba ser atendido ayer en la Unidad Judicial N°7  para realizar la segunda denuncia por robos en menos de 48 horas, explicó que ahora “hasta el dictado de clases se va a complicar porque esos ventiladores que robaron servían para que al menos se mueva el aire en las  15 salas, entre ellas las nuevas, que fueron construidas con techos de chapa. El calor en esos ambientes, sobre todo en los nuevos, es insoportable. Los chicos se ponen colorados por el calor, se irritan y se hace muy difícil trabajar así”. 

Informó que varios docentes “traen ventiladores de sus casas para dar clases, pero no damos abasto”, y consideró que la calidad en las actividades podrían verse afectadas en los próximos días porque las aulas quedaron con daños en las paredes y la instalación eléctrica, con vidrios de las ventanas rotos y puertas destrozadas a las que les arrancaron la cerradura. 

“En lo que va del año nos han robado más de 20 veces. Siempre hacemos las denuncias. Nos han llevado herramientas de los talleres y muchas otras cosas. Pero esto de los ventiladores nos hace mucho daño”, agregó. 

Aseguró que “se hace muy difícil seguir trabajando en estas condiciones”, porque para reponer los elementos robados “tenemos que hacer beneficios y tenemos problemas hasta para reponer los focos que se queman”. 

Remarcó que el lunes denunció además la sustracción de un dispenser de agua que luego fue hallado, vandalizado, cerca de colegio. 

“No damos abasto y necesitamos solucionar urgente esta situación de inseguridad y soledad institucional. Estamos bancando con fondos propios los daños. 

Rogamos que nos lleven los elementos de odontología porque ahí si que no vamos a poder solucionar”, señaló.
Dijo además que el personal de seguridad privada que le asigna el Ministerio de Educación a esa escuela “no es suficiente porque se trata de un predio de varias manzanas, sumamente vulnerable porque tampoco tiene un muro perimetral que complique al menos el accionar de los ladrones”. 

Señaló que las aberturas tampoco cuentan con rejas y que “todas las áreas del Estado vinculadas con el funcionamiento de la escuela tiene conocimiento de los problemas de inseguridad”.