En las últimas semanas, se reavivó el conflicto de todos los años. A pocos días del comienzo de las clases, los gremios docentes anunciaron que iban a realizar medidas de fuerza porque no estaban de acuerdo con el aumento que le deba el Ejecutivo. En medio de esta situación, el Gobierno de Catamarca tomó una medida para efectuar un acercamiento. Por esta razón, se titularizó a más de 600 educadores.

En un comunicado, el Gobierno de Catamarca anunció que el viernes pasado se firmaron cuatro decretos con los que quedó aprobada la Titularización docente para alrededor de 600 docentes del Nivel Inicial, Nivel Primario, Nivel Primario de Adultos y Directores de Escuelas de 4ta Categoría. El nivel Secundario también quedará aprobado en los próximos días, en virtud del trabajo coordinado entre el Ministerio de Trabajo, Planificación y Recursos Humanos y el Ministerio de Educación.

Se dispuso, además, que la Dirección Provincial de Recursos Humanos Docentes dependiente del Ministerio de Trabajo, Planificación y Recursos Humanos, proceda a realizar el cambio de Situación de Revista en el sistema SAGE, al personal docente que se encuentran incorporados en las respectivas nóminas aprobadas. Aseguraron que Con esto, el Poder Ejecutivo Provincial profundiza el diálogo con los sindicatos y reconoce la tarea que vienen desarrollando.

¿Inician las clases?

A pesar de que el Gobierno de Catamarca dice que quiere acercarse a los gremios con el diálogo, por otro lado, toma medidas distintas. Esto se debe a que el Ministerio de Educación solicitó a la Dirección de Inspección Laboral (DIL) arbitre las medidas correspondientes tendientes a la declaración del procedimiento de conciliación obligatoria, en los términos de la Ley N° 14.786 y Ley Provincial N° 4.121.

Este pedido, no solo pone más tenso el diálogo con los gremios, sino que también es una medida que se toma, ya que el presidente Alberto Fernández va a venir a inaugurar el ciclo lectivo y no quieren dejar una mala imagen. A pesar de esto, los representantes de los sindicatos aseguran que la conciliación no está firme, y que van a hacer los necesarios para que se respeten sus derechos.

Fuente: El Aconquija