Comparte esta entrada:

El ex coronel del Ejército Horacio Losito, que recibió la libertad condicional tras haber sido condenado a prisión perpetua por cometer delitos de lesa humanidad en la masacre de Margarita Belén, Chaco, durante la última dictadura militar, fue homenajeado durante una visita al regimiento de Apóstoles.

El Regimiento de Monte 30 de Apóstoles recibió con honores el martes pasado a Horacio Losito, un ex coronel que combatió en la guerra de las Malvinas y luego fue condenado a prisión perpetua por genocida, tras comprobarse que participó en la Masacre de Margarita Belén, en Chaco.

Sobre él habían recaído además otras dos condenas de 25 años de prisión cada una, por delitos de lesa humanidad cometidos en el Regimiento 9 de Corrientes, donde durante la última dictadura militar funcionaba un grupo de tareas que él integraba y un centro clandestino de detención, tortura y exterminio.

En cuanto a la reclusión a perpetua, le fue dictada a en 2011, en el juicio que se realizó en Resistencia, Chaco, contra él y otros siete militares, por la matanza de presos políticos conocida como la Masacre de Margarita Belén, un caso emblemático de la represión ilegal en el norte argentino.

La masacre se perpetró el 13 de diciembre de 1976 -nueve meses después del golpe de Estado-, cuando al menos 22 presos políticos fueron retirados de sus centros de detención en Resistencia para un supuesto traslado a Formosa, pero a pocos kilómetros, cerca de la localidad de Margarita Belén, fueron acribillados a balazos.

El militar, que ostentaba el grado de coronel, fue dado de baja por su participación en las rebeliones de los militares carapintadas de los años 1987 y 1988, aunque luego fue indultado por el por entonces presidente Carlos Menen y restituido en el Ejército.

Durante su participación en Malvinas, Losito había sido herido en una pierna, motivo por el cual fue condecorado al concluir esa guerra, en la que combatió junto a Eduardo Marcelo Villarruel, padre de la actual vicepresidenta de la Nación, Victoria Villarruel.

En el año 2004 fue detenido tras su condena en el juicio por la Masacre de Margarita Belén. Desde 2020 tenía prisión domiciliaria, un beneficio que le fue concedido a poco de haber comenzado la pandemia de coronavirus, y en diciembre del año pasado recibió la libertad condicional, por haber cumplido dos tercios de su sentencia, además de una reducción de diez meses de reclusión por unos cursos que hizo mientras estuvo preso, según determinó el Tribunal Oral Federal de Resistencia.

El homenaje en Apóstoles

El pasado martes el ex militar genocida concurrió a visitar a su hijo en el Regimiento de Monte 30 de la localidad misionera de Apóstoles, donde fue recibido con honores. “Una emotiva recepción recibió el Coronel VGM Horacio Losito en el Regimiento de Infantería de Monte 30. El Coronel Losito ha concurrido a esa Unidad a visitar a su hijo. El Coronel Losito recientemente recuperó su libertad luego de 19 años preso al igual que muchos otros camaradas”, se detalla en una publicación de la página “Prisionero en Argentina”, junto a un video que a su vez fue reproducido en varias cuentas en la red X.

El ex militar llegó al regimiento apostoleño en un auto. Al descender, se acercó a él una formación de soldados y se escuchó la voz de un oficial anunciar: “Un veterano de guerra de Malvinas ha ingresado el regimiento”. Con paso marcial, Losito se acercó e intercambiaron venias, tras lo cual sonaron dos campanadas a modo de homenaje.

Repudio

El hecho fue repudiado por distintas organizaciones, como H.I.J.O.S Capital, al considerar que el homenaje “es reivindicar el terrorismo de Estado”.

Por su parte, la delegación en Misiones de la Asociación de Trabajadores del Estado señaló que “esto marca un retroceso notable para la democracia, marcando la transversalidad de los discursos negacionistas del gobierno nacional que sostiene la ‘teoría de los dos demonios’, generando y multiplicando discursos de odio, que van en desmedro del arduo trabajo de revisionismo histórico que en 40 años de democracia hemos realizado sindicatos, organizaciones de derechos humanos, activistas independientes y sociedad civil para mantener vida la memoria, la verdad y la justicia”.​