Del 2012 a la fecha, el avión presidencial José María Morelos decreció su valor 53%. De acuerdo con el avalúo hecho por Oficina de Naciones Unidas para Proyectos (UNOPS), el valor de éste es de aproximadamente USD 130 millones (2,443 millones de pesos mexicanos).

El avión Boeing 787-8 fue adquirido por USD 218 millones en noviembre del 2012 (2,952 millones de pesos), de acuerdo con los ajustes inflacionarios, esto equivale ahora a USD 242 millones (3,909 millones de pesos). El gobierno actual calificó de una mala operación lo que se realizó con el avión presidencial.

Jorge Mendoza Sánchez, director general del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), indicó que hasta el cierre del 2019, en el pago de deuda más intereses se han destinado 1,833 millones de pesos, con un remanente de 2,724 millones de pesos, que se tendrían que cubrir del 2020 al 2017.

La compra se realizó a través de Banobras, en noviembre del 2012, institución con la que se firmó un contrato de arrendamiento financiero con el Gobierno Federal de 15 años y que, finalmente, pasará a formar parte de los activos de la Secretaría de Defensa (Sedena). Este tipo de instrumentos se usa para diferir los pagos en el tiempo y con ello reducir el impacto presupuestal.

En un comunicado de prensa de Presidencia del 14 de enero del 2016, el costo total del avión, incluyendo ingeniería, instalación de sistemas, adecuación de estructura, equipamiento de cabina, certificación y un paquete de refacciones, fue por 218 millones de dólares.

El tipo de cambio con el cual se realizó la transacción fue de 13.5 pesos por dólar y se adquirió una cobertura cambiaría. Es decir, que el costo del avión en ese momento fue de 2,952 millones de pesos, se indicó.

Las imprecisiones de su valor comenzaron desde la campaña por la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, ya en uno de sus spots de marzo del 2018, indicó que tenía un costo de 7,500 millones de pesos, pero el avalúo indicaría otra realidad.

El entonces candidato refería que ya se lo había ofrecido al presidente estadounidense Donald Trump. Pero, 13 meses en la presidencia no ha podido cumplir el objetivo.

En junio del 2019, el gobierno federal esperaba vender la aeronave en un precio mínimo de USD 150 millones, fecha en la que habían 42 potenciales compradores en 16 países, de los cuales, 12 manifestaron su interés por adquirir el avión presidencial, pero 11 fueron los invitados a presentar una propuesta económica. Las Naciones Unidas seleccionaron a dos que presentaron propuestas por encima del avalúo, explicó Jorge Mendoza.

Seis meses después, el avalúo es 13% menor. El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció este martes que el avalúo actual es de USD 130 millones (2,442 millones de pesos).

En caso de se que se concrete la venta por la cantidad antes mencionada sería dinero suficiente para saldar la deuda que tienen el gobierno con Banobras.

El director general de dicha institución financiera explicó: “Si llegamos a vender la aeronave al precio del avalúo, es suficiente para pagar el saldo que tiene el gobierno federal con Banobras y el resultado de esta operación liberaría alrededor de 2,724 millones de pesos, que es el remanente, en presupuesto que era plurianual para poder ejercerlo en otros conceptos que sean prioritarios para el gobierno mexicano.”

Cabe señalar que se han desembolsado 28 millones de pesos en el resguardo del avión José María Morelos en Victorvilles, California, sitio en el que permanece desde diciembre del 2018 (13 millones por preservación y 15 millones de mantenimiento).

Milenio dio a conocer que el costo de la anualidad del avión estuviera en California, significaba un gasto de 14 millones de pesos anuales (USD 720,000).

Por ahora, no se sabe cuándo regresará la aeronave a territorio mexicano, porque falta terminar el mantenimiento, lo cual no está incluido en los 28 millones que hasta ahora se han desembolsado, por lo que la cifra podría incrementar.

El avión se resguardará en el hangar presidencial del Aeropuerto en la Ciudad de México o en la Base Aérea Militar número 1 de la Fuerza Aérea Mexicana, en Santa Lucía, Estado de México.

Otras de las formas que se evalúan es venderlo a una sociedad de compradores o rentarlo por horas.

El proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 indica que la adquisición de una aeronave de transporte estratégico para uso para uso presidencial y del Estado Mayor tuvo un costo total de 5,213 millones de pesos.

En la descripción se lee que el “avión y el equipo tienen un costo estimado sobre el flujo de amortización del valor actual del avión (equivalente a 637 millones de pesos), en tanto que el costo aproximado de los equipos es de 560.7 millones de pesos”.

Por otro lado, el contrato de arrendamiento es de 15 años con pagos anuales de 45 millones de pesos en operación y mantenimiento, más pagos de anuales de arrendamiento entre 4.6 y 451 millones de pesos.

En el Proyecto de Inversión de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público que se dio a conocer en agosto del 2013, el pago total del avión, conforme a este esquema financiero era de 6,308 millones de pesos, dato que reveló la revista Emeequis, al que se suman 2,000 millones de pesos para las adecuaciones del hangar presidencial.

El contrato del Boeing 787-8 fue clasificado por Banobras como “reservado” y se dio a conocer en el 2014 a través de una solicitud de acceso a la información que hizo MVS vía transparencia, en la que Banobras consideró que el transparentar el contenido de dicho contrato violaría los secretos bancario y fiduciario, aun cuando estén de por medio recursos públicos”.

Infobae