martes, diciembre 6, 2022
Inicio Nacionales y Mundo «Es más importante estar en la FIFA que estar en la ONU»

«Es más importante estar en la FIFA que estar en la ONU»

“Es más importante estar en la FIFA que estar en la ONU”. Esto repetía en 2010 el emir Hamad bin Jalifa Al Thani. Al fin de ese año Qatar ganó el máximo protagonismo al que un país puede aspirar en el Fútbol Internacional.

El 2 de diciembre Joseph Blatter anunció en Zúrich que en 2022 el Emirato sería anfitrión de la Copa Mundial de Fútbol masculino, precedido en 2018 por la Federación Rusa. La Copa del Mundo, para las dos más grandes superpotencias en hidrocarburos, una el primer exportador mundial de gas natural licuado y la otra el primer exportador mundial de gas natural por gasoducto.

Es cierto que el público internacional sigue con más interés, pasión y conocimiento de causa y efectos el juego en la escena de los posmodernos estadios de las naciones mundialistas anfitrionas de la FIFA que el que se juega sobre el escenario del Palacio de Vidrio, cada día más ‘moderno’, más ‘fechado’ y más neoyorquino, de las Naciones Unidas. Si las pintorescas Asambleas Generales son como Eliminatorias, las tensas reuniones del selecto Consejo de Seguridad son como Finales sin goleada pero con VAR. Pocas veces las ciudadanías conocen el nombre o siquiera reconocen los rostros de las figuras de sus diplomacias. En cambio, nada ignoran las sociedades de sus Selecciones Nacionales.

Como los del teatro clásico, los protagonistas en el drama de los Mundiales son aristócratas. En la cancha, 11 millonarios de la Selección de un país se enfrentan a otros 11 millonarios de la Selección del contrincante (cuando es así, cuando así de ricos son los jugadores); en los palcos de la sociedad real del espectáculo, emires, príncipes y reyes (de Qatar, de los EAU, de Arabia Saudita, de España), poderosas autoridades presidenciales (de Egipto, de Turquía), millonarios ex presidentes (de Argentina), ricos dirigentes deportivos y massmediáticos y sponsors y aspirantes a sponsors. De algunas de esas caras, unas ennoblecidas, otras envilecidas, como fases horarias, se ocupará en su decena de estaciones El mundo es azul como una naranja, Newsletter Semanal de Política Internacional de elDiarioAR que les llega cada jueves, y que hoy 24 de noviembre, pasados nueve meses exacto del inicio de las operaciones militares especiales de las FFAA rusas en suelo ucraniano, les llega aquí, así.

Recibí nuestro newsletter El mundo es azul como una naranja
Un resumen semanal de política internacional en mil palabras. Por Alfredo Grieco y Bavio.

Es gratuito y podés darte de baja en cualquier momento.

Ha ocurrido un problema, por favor reintente más tarde.

Debes ingresar tu dirección email.

¡Listo! Ya estás anotado. En breve comenzarás a recibir periodismo de autor en tu correo.

1. Qatar 2022, o todo lo que es sólido se disuelve líquido o gaseoso

Por ausencia o por presencia, el gas y el petróleo son a fines de noviembre de 2022 actores principales todavía más ineludibles que a principios de diciembre de 2010, cuando Rusia y Qatar fueron elegidas como sedes sucesivas al Mundial 2014. Que se jugó en Brasil, el país de Petrobras.

En la capital qatarí, el heredero al trono de Arabia Saudita, primer exportador mundial de petróleo, estaba en conversaciones con el Presidente de la FIFA, quien ha fijado domicilio en Doha. El Príncipe quiere que su Reino sea sede del Mundial. Cada una de las impugnaciones por DDHH que se han formulado a esta Copa 2022, el primer Mundial árabe en un país islámico de la historia del fútbol, sólo se verían enfatizadas estentóreamente, si la Monarquía saudita ganara la puja para 2030.  

El abogado ítalo-suizo Gianni Infantino dialogaba a gusto en Doha con el heredero de la Corona saudí, Mohammed bin Salmán (MBS). Como había dialogado el presidente argentino Mauricio Macri, cuando en Buenos Aires la Argentina fue el país anfitrión del G20 en 2018. También en Doha dialogaron, sentados juntos en la cancha, Príncipe y ex Presidente, el día en que la Selección de Lionel Scaloni fue derrotada 2-1 en el Mundial Qatar 2022.  

2. Bin Salmán, el Príncipe inmune

La administración del presidente demócrata de EEUU, Joe Biden, había determinado el viernes anterior al martes de la inaudita victoria saudita en las canchas de Qatar que el príncipe heredero de Arabia MBS debe recibir inmunidad en un caso presentado en su contra por la novia del periodista de The Washington Post, Jamal Khashoggi, quien según la administración fue asesinado por orden del príncipe.

Los abogados del Departamento de Justicia hicieron una presentación judicial a pedido del Departamento de Estado porque MBS fue nombrado recientemente primer ministro de Arabia Saudita y, como resultado, califica para la inmunidad como jefe de Gobierno extranjero, según la solicitud. 

La Casa Blanca esperaba que el viaje de julio del presidente Joe Biden a Arabia Saudita volviera a encarrilar la difícil relación entre EEUU y Arabia Saudita, pero desde entonces, las relaciones solo han seguido agriándose. La relación se está reevaluando, dice la Casa Blanca, a raíz de un recorte de la producción de petróleo por parte de la OPEP+, liderada por Arabia Saudita, que la administración vio como una afrenta directa a EE.UU.

 

3. Mohammed, de paria a paladín

En julio, viajó MBS por primera vez a países de la Unión Europea desde octubre de 2018. En ese entonces fue asesinado brutalmente el periodista disidente Jamal Kashoggi en el consulado saudita de Estambul. Los servicios secretos estadounidenses y la ONU dieron a entender que el crimen fue llevado a cabo en Turquía con la anuencia del príncipe. Desde entonces, MBS era considerado un paria político en muchos países occidentales. Se le evitaba, hasta que quedó claro que el suministro de petróleo y gas ruso ya no era fiable y había que dar más importancia a los países de Cercano Oriente, ricos en fuentes de energía.

En Francia, MBS es dueño del inmueble privado más caro del mundo, que adquirió hace siete años por 275 millones de euros, a través de una red de empresas. Se trata del Château Louis XIV en Louveciennes, a 20 minutos de París yendo hacia el oeste.  A su lado, parece una residencia modesta el Palacio del Elíseo, la sede parisina del Ejecutivo donde al comienzo del verano boreal el Príncipe heredero dinástico del Reino de Arabia Saudita fue recibido con todos los honores y a su plena satisfacción por el Presidente centro derechista de la República Francesa. Casi 4.000 empresas francesas están presentes en el Reino, que Emmanuel Macron visitó ya en 2021.Los sauditas son grandes clientes de la industria de la guerra de las Galias. Y a Francia le compran además pacíficas plantas nucleares.

De su última adquisición francesa, el Príncipe y ahora también Jefe de Gobierno saudí está altamente satisfecho. Es el ex futbolista Hervé Renard, antiguo compañero de Zinedine Zidane en el AS Cannes, un equipo de la Francia meridional que desde el siglo pasado ya no juega en Primera División. Es el actual director técnico de la Selección Nacional saudita, que al fin del otoño venció a la Selección argentina en el Lusail Stadium qatarí.

4. Del sueño de los héroes a la admiración por los monumentos de cara al sol

En el podcast en español “El Washington Post”, Alejandro Wall recordó memorioso un detalle menos lateral de lo que puede parecer. Que los álbumes de figuritas de Panini no sólo iniciaban a los jóvenes varones en el culto y el sueño de los héroes, sino también en la admiración por la arquitectura deportiva mundialista y monumental de los estadios urbanos.

El estadio Lusail fue el escenario del doble debut argentino y saudita. Es el lugar por antonomasia del drama qatarí en 2022. Será también el campo donde se juegue la Final que dirimirá quién ha de ser el Campeón que se quede con la Copa FIFA 2022 de Fútbol Masculino.

El estudio de Albert Speer Jr diseñó esta obra maestra de la arquitectura selenita (lunática, astral, a fuer de extraterrestre). Albert Speer Sr era el arquitecto y urbanista del Tercer Reich. Responsable de las obras públicas mundialistas, el jeque Mohammed bin Hamad bin Jalifa Al Thani encuentra tan fascinador al hijo como un fascinado Adolf Hitler encontraba a su padre. En A. Speer + P refieren cómo, apenas se familiarizó con el grandioso proyecto, el hermano del emir de Qatar se comunicó con ellos para declararse: “¡Amo a los alemanes!”.

 

5. Rusia, la gran ausente (salvo en efigie)…

Como las bellas en los saraos, Rusia brilla por su ausencia en Qatar 2022. Doce años atrás, los nombres de las dos potencias del gas habían quedado enlazados en por su simultáneo triunfo electoral en la FIFA. Ni una mención al Mundial que en 2018 Vladimir Putin pudo presidir, sin importarle tanto entonces a ni a Occidente ni a la FIFA su recuperación y anexión, obrada en 2014 después del golpe de Estado de Maidan en Kiev, de la península de Crimea, que en la década de 1990 había ingresado en soberanía  ucraniana.  

Hoy jueves 24 de noviembre se cumplen nueve exactos meses del inicio de las operaciones militares especiales de Rusia en territorio del este de Ucrania el pasado 24 de febrero. Las sanciones del Occidente global a Moscú (y de paso, también a Minsk) han excluido a los deportistas rusos de toda lid internacional.

El único recuerdo de que Rusia existía en el fútbol y de que el Mundial anterior se jugó en aquella Federación hoy tan extraña a la humanidad terráquea como la arquitectura de Speer Jr (que la crítica llama sin embargo “humanista”), fue en la ceremonia de inauguración del domingo. En un desfile de todas las mascotas mundialistas,  no se excluyó a Zabikava, la mascota de Rusia 2018. Este lobo antropomórfico y futbolero había sido creado por una estudiante de diseño, Ekaterina Bocharova y elegida como mascota oficial en 2016 por una votación electrónica abierta en internet.

6. …o sea, la omnipresente

En su novela de anticipación Sumisión (2015), Michel Houellebecq imaginaba la Francia de 2022 como un campo de juego donde el emirato qatarí y la monarquía saudita, vuelta la Península Arábiga árbitro del universo europeo mediterráneo, competían por cuál nación musulmana (‘sumisión’ es ‘islam’ en árabe) financiaba mejor más instituciones de la cultura occidental. En su en absoluto desacertada futurología, el novelista nacido en la índica isla africana de Reunión no había contemplado ni la pandemia ni la guerra.

En la OPEP+, los líderes son los gobiernos de Moscú y de Riad. El signo + designa a la Federación Rusa, que no integra formalmente a la Organización con sede en Viena. Como corresponde a altezas reales, el príncipe de la Corona saudí MBS y el emir qatarí Tamim bin Hamad Al Thani son cortejados por todos en Doha. Aliado abierto del primero, y por ello consecuentemente del segundo, es Vladimir Putin.

La decisión de no aumentar la producción de crudo por el cartel de los Países Exportadores de Petróleo mantiene altos los precios del petróleo (y del gas). Occidente, aliado del demócrata de Kiev y enemigo del autócrata del Kremlin, se ve obligado a buscar entendimientos con otros autócratas, cuyo desprecio por los DDHH hasta ayer lucía mucho más intolerable de lo que ven hoy, tanto en el Medio Oriente como en Venezuela.

Este jueves, una reunión para imponer precios fijos de tope o techo a la compra del gas natural de gasoducto, que Rusia sigue vendiendo a la Unión Europea, fracasó en Bruselas por lo irrealizable de sus designios sancionadores. La dependencia del gas natural licuado qatarí se vuelve por fuerza más y más acrecida.

 

7. El ultraje de la UE que parlamenta, la puntería de los hackers que cyber atacan, la oscuridad y el frío que vienen del fuego

Por 494 votos a favor y 58 en contra, ya es un hecho la declaración del Parlamento Europeo que condena a Moscú por sus ataques contra objetivos civiles como infraestructura energética, hospitales, escuelas y refugios. La posición consensuada por la Eurocámara concluye que esta ofensiva viola el derecho internacional y define inmediatamente y sin más a Rusia como Estado patrocinador del terrorismo.

Al poco de ser difundida la resolución, el Parlamento Europeo sufrió, inerme, un cyberataque de hackers pro-Kremlin y Ucrania, bombardeos masivos por parte de las fuerzas rusas que dejaron a más barrios en más ciudades sin luz, sin energía y sin calor ante un invierno que se adelanta.

8. Roja que te quiero roja y furiosa

De rojo completo, el Reino de España desplegó el mejor fútbol que ha visto hasta hoy Qatar 2022 sobre el césped, natural en su botánica y artificial en su ecología, del estadio Al Thumama. Una exhibición de pases y contundencia, sin permitirle a Costa Rica ni contestar. Un comienzo inmejorable, rupturista con la propia tradición mundialista hispánica peninsular, que dispara la cotización de la selección, y acrece un orgullo del que no carecía. Luis Enrique se declaró hace unos días el mejor entrenador disponible sobre la faz del globo y el miércoles la Furia dio los argumentos de la defensa en el juicio al DT por su jactancia. 

Goleada de leyenda. Ante un equipo magro de un país centroamericano pequeño. El DT heterodoxo expone sus razones, algunas cortesanas, en este Mundial monárquico, Qatar 2022. Esta, la suya, no es suya: es la Selección de Luis Enrique a las órdenes del Rey de España y de los españoles. No solo de los cientos de miles que lo siguen como streamer a Luis Enrique por Twitch.

En todo caso, el monarca Borbón, Felipe VI, no se contuvo, después del triunfo por goleada sobre un antiguo Reino de Indias. Sin perder tiempo, fue de inmediato a felicitar a sus súbditos jugadores, con merecida efusión, en el vestuario.

9. Perú, o si no es la ONU, que sea la OEA

Sólo Ecuador clasificó entre las naciones andinas sudamericanas para el Mundial de Qatar 2022. Ni Chile, ni Perú, ni Colombia, ni mucho menos Venezuela. En el único de estos países que fue capital de un Virreinato, al Presidente no lo asiste la autoridad de los virreyes que lo gobernaron durante tres siglos de Imperio español.

El maestro rural y ex dirigente sindical docente Pedro Castillo, quien con el apoyo de la izquierda en las elecciones presidenciales peruanas de 2021 derrotó en segunda vuelta a la derecha representada por Keiko Fujimori, ha denunciado repetidamente “un golpe parlamentario en marcha” promovido por la oposición de derecha y por el fujimorismo. Debido al permanente asedio de la oposición política, el presidente Castillo peticionó el 12 de octubre la intervención de la OEA en aplicación de la Carta Democrática Interamericanaun instrumento para velar por la institucionalidad democrática entre los países americanos firmantes, Perú entre ellos.

La llegada del Grupo de Alto Nivel de la OEA a Perú el 20 de noviembre para analizar la tensa situación política del país andino, por pedido del presidente izquierdista Pedro Castillo, facilita un nuevo giro de la crisis que permite al mandatario ganar algo de tiempo. Pero no resolvió un conflicto que acaso sólo podría superar o zanjar el triunfo de las calles o el de los pasillos del poder

Los pasillos del poder, la trastienda, que frecuentan las grandes empresas financieras y extractivistas con las mafias, el poder mediático concentrado y el poder judicial, consiguieron la conformación de mayorías ocasionales pero suficientes en el Legislativo para bloquear al Gobierno, destituir jefes de gabinete y ministros y llevar adelante dos juicios políticos contra el presidente Castillo. Que fracasaron en el último momento, como fueron frenados en su avance con la llegada de la misión de la OEA. Pero no parecen entusiasmados en desistir de la búsqueda de recursos eficaces que pongan fin a la presidencia antes de su término constitucional.

 

10. El Presidente de la FIFA se siente gay, africano y discapacitado; yo me siento un poco confusa

En la víspera de la inauguración del Mundial 2022, el sucesor de Blatter, su compatriota el abogado ítalo-suizo Gianni Infantino, declamó con énfasis más itálico que helvético un largo monólogo teatral y autorreferencial. El presidente de la FIFA buscaba hacer a un lado, ofreciéndose como buen ejemplo imaginario, tantas denuncias de violaciones de DDHH formuladas contra la Federación de Fútbol Internacional y contra Qatar. Un país doblemente anfitrión: de la Copa Mundial masculina 2022 y del propio dirigente deportivo máximo, que ha hecho de su residencia en el Emirato santuario y refugio del lawfare (a su juicio) de la Justicia de Berna.

Fallido, pero no tímido Shylock shakesperiano, Infantino monologó a gusto. Se mostró modélico en su empatía figurada y polimorfa: Hoy me siento qatarí, hoy me siento árabe, hoy me siento africano, hoy me siento gay, hoy me siento discapacitado, hoy me siento trabajador emigrante…

“Como la de un pálido Hamlet o un falso Segismundo, la apelación de Infantino desde su santuario de Doha a la mala conciencia de Occidente para impedir las críticas a los millonarios emires de Qatar y al sportwashing facilitado por la FIFA con el Mundial 2022 tendría que mover a risa al orbe. Pero no faltarán quienes lo tomen en serio. Por interés o por necedad, por el apuro de que jueguen Qatar y Ecuador para ver a Inglaterra golear a Irán o a Gales empatar con EEUU”, comenta, con la lucidez que brota de una incredulidad que ni la paraliza ni confunde, Montserrat Álvarez.

AGB