Espinoza consideró que, dado el caso de que no se trata de un delito que tenga que ver con la cuestión partidaria o delito contra la administración pública, para tomarlo con la seriedad que demanda “atendiendo a la magnitud de la acusación tenemos que despojarlo de todo tinte político y administrativo, y basarnos pura y exclusivamente en la causa judicial”.

“En lo personal creo que, habida cuenta en que ni siquiera es en la provincia, las funciones o lo que él está desempeñando actualmente no deberían verse suspendidas; creo que él debería presentarse ante la Justicia de Tucumán, independientemente de las tareas que desempeña hoy”