La guardia costera de Estados Unidos investiga si el golpe de un ancla contra un oleoducto submarino causó el derrame de miles de litros de petróleo en el litoral de California, informaron medios este martes.

Unos 495.000 litros de combustible espeso y pegajoso se han vertido en las aguas que albergan focas, delfines y ballenas desde que se rompió un oleoducto el fin de semana.

Un tramo de 24 km de costa permanece cerrado al público, en tanto se interrumpió la pesca mientras equipos trabajan para limpiar el vertido, uno de los mayores ocurridos en California.

El diario Los Angeles Times reportó el martes que la Guardia Costera investiga si el ancla de un enorme barco comercial fue lanzada en el lugar equivocado e impactó el oleoducto.

Martyn Willsher, el director ejecutivo de Amplify Energy, a cargo del oleoducto, dijo que las evaluaciones en el mar revelaron que 1.200 metros del oleoducto están en donde no deberían.

“El oleoducto fue esencialmente estirado como una cuerda”, dijo en una rueda de prensa.

“En su punto más ancho está a 32 metros de donde debería estar”, agregó explicando que la fisura en el oleoducto está en el vértice del doblez causado.

Willsher se negó a especular qué podría haber causado esto y si un ancla sería responsable por el impacto, pero dijo: “Es un oleoducto de acero de 40 centímetros, de 1,5 cm de grosor, cubierto por una capa de concreto de tres centímetros. Que se mueva 32 metros no es común”.

Los Ángeles y Long Beach figuran entre los puertos más activos del mundo. Los atascos provocados por la pandemia obligan a decenas de enormes buques portacontenedores a estacionarse en altamar mientras esperan atracar.

Los barcos reciben coordenadas para anclar, usualmente lejos de lugares que impliquen riesgos, como aquellos con oleoductos.

Pero Los Angeles Times citó a una fuente al tanto de la investigación del derrame que dijo que un ancla mal ubicada pudo haber impactado el oleoducto.

Las autoridades del comando unificado -a cargo de los trabajos- dijeron que hay 14 embarcaciones intentando retirar el petróleo del agua. Hasta el lunes se habían quitado casi 18.000 litros.

“Nuestras prioridades continúan siendo garantizar la salud y la vida humana, proteger el medio ambiente y la vida salvaje, y encontrar y remover el petróleo en la medida que lo encontremos”, dijo la capitana de la Guardia Costera, Rebecca Ore.

Ore agregó que desconocen la cantidad exacta de petróleo que se ha filtrado al agua, pero que los equipos de recuperación trabajan con “el peor escenario” que es de unos 495.000 litros. Esto representa un aumento de lo informado inicialmente.

– Fauna afectada –

Al menos ocho pájaros fueron encontrados cubiertos en petróleo, entre otros reportes de animales afectados por el derrame.

Las autoridades advirtieron a las personas que no toquen ni traten de salvar ningún animal, sino que llamen a los funcionarios locales para que se encarguen.

El derrame se originó cerca de la plataforma Elly, construida en 1980, una de las 23 plataformas de petróleo y gas en aguas federales a la altura de California, dijo Los Angeles Times.

Los ambientalistas llamaron la atención sobre los años que tienen algunas de las instalaciones -las que dicen que están oxidadas y mal mantenidas- así como los riesgos que representan.

El desastre reabrió el debate sobre la presencia de plataformas petroleras y oleoductos cerca de la costa del sur de California.

hg/pr/yow/dl

Infobae