Hotel Transylvania 4‘, la última de la serie de películas animadas sobre un grupo de monstruos de películas clásicas iba a lanzarse el 1 de octubre después de múltiples retrasos, pero la fecha de estreno en cines se ha evaporado sin explicación de Sony Pictures, lo cual ha creado bastante incomodidad entre los padres de niños fans de la saga y una confusión añadida sobre su estreno y se lanzará en Amazon Prime Video según lo planeado o si se ha reprogramado.

Sin noticias desde los Cárpatos

Como parte de un gran acuerdo entre las dos compañías, ‘Hotel Transylvania 4’ no pasaría por los cines e irá directamente a Amazon Prime a nivel mundial. Desafortunadamente, ninguna de las compañías ha planeado informar al público de que la película no llegaría a salas en la fecha de lanzamiento del 1 de octubre, que es la forma en que en teoría todavía se comercializa. Dada la cantidad de millones de dólares que los estudios suelen gastar en marketing, la decisión deja al público sin información, lo que se traduce en que ha dejado a muchos clientes potenciales decepcionados a niveles muy exagerados. Con reacciones en twitter como estas:

“PERDÍ LA CUSTODIA DE MIS HIJOS PORQUE LES PROMETÍ LLEVARLES A HOTEL TRANSILVANIA 4 ESTE FIN DE SEMANA. MI EX ESPOSA ESTÁ COLÉRICA Y AHORA NO PUEDO VER MÁS A MIS PEQUEÑOS. ¿ESTÁIS YA CONTENTOS?”

“¿¿¿QUE COÑO OS PASA?? Sony ha decepcionado a los niños al no lanzar #HotelTransylvania4 en cines y encima Prime tampoco lo estrenó hoy como se suponía que iba a hacer. Ahora mi hija está llorando 🤬 Ella lo ha estado esperando durante meses”.

‘Hotel Transylvania 4’ está pendiente de estreno en Amazon Prime Video. Aparte de los crecientes casos de Covid en los EE. UU., parte de la razón por la que Hotel Transylvania 4 no se ha estrennado es la competencia cercana. No es casualidad que se haya estrenado ‘La familia Addams 2’ de Universal este mismo fin de semana, una animación de parodia de terror extremadamente similar disponible en casa, y ‘Venom 2’ de la propia Sony también en cines (y triunfando), por lo que la decisión estratégica tiene sentido en un mercado saturado de títulos en espera.