lunes, febrero 26, 2024
Inicio Nacionales y Mundo Insultos, portazos y el dilema de «ser oposición o aliados» a Milei:...

Insultos, portazos y el dilema de «ser oposición o aliados» a Milei: tensión en la cumbre de JxC

“¡Que los gobernadores se vayan a la puta que los parió! ¿Qué es eso con que ‘ahora mandamos nosotros’ y que a ellos los votó la gente? ¡A nosotros también nos votó la gente! No se dan cuenta que si no acompañamos a Milei vuelve el kirchnerismo”. El diputado electo del PRO no podía contener su enojo mientras salía del exclusivo Club Alemán de Equitación, en Palermo. Había sido uno de los invitados a la reunión de legisladores de Juntos por el Cambio con los diez mandatarios que tendrá la coalición desde el 10 de diciembre.

El encuentro en el que los gobernadores opositores buscaron mostrar volumen político propio terminó casi en un escándalo: sin foto de familia, con algunos dando el portazo y un documento solo firmado por los mandatarios que refirió a la “unidad”. La cumbre cambiemita dejó al desnudo la crisis total del frente ante el dilema de convertirse en opositores o aliados a Javier Milei

Amparados en su peso territorial, la liga de mandatarios pidió expresamente mantener la unidad para convertirse en una “oposición sana” ante el nuevo gobierno. Advirtieron que si hay dirigentes que quieren colaborar explícitamente con La Libertad Avanza tendrán que hacerlo “a título personal” y no con los sellos partidarios. 

La contraofensiva fue encabezada por los legisladores amarillos que están tentados en darle “gobernabilidad” a Milei, que tiene un déficit importante en ambas cámaras del Congreso: apenas 38 diputados de 257 y 7 senadores de 72. El quid de la cuestión es la posibilidad de que Cristian Ritondo –hoy jefe de la bancada del PRO– se convierta en presidente de la Cámara de Diputados como parte del acuerdo de Milei con Mauricio Macri.

La cumbre cambiemita se desarrolló en el amplio salón de fiestas que tiene el club deportivo durante el mediodía de este martes, con un catering del que se pudo degustar empanadas, sándwiches, fiambres y masas dulces. El anfitrión fue el jefe de Gobierno porteño electo, Jorge Macri, que se ubicó en una mesa central junto a sus pares de las provincias: Leandro Zdero (Chaco); Ignacio Torres (Chubut); Gustavo Valdés (Corrientes); Rogelio Frigerio (Entre Ríos), Carlos Sadir (Jujuy); Alfredo Cornejo (Mendoza); Marcelo Orrego (San Juan); Claudio Poggi (San Luis) y Maximiliano Pullaro (Santa Fe). 

Con matices entre los radicales y los amarillos, al inicio de la cumbre los mandatarios ratificaron la posición que habían planteado en el documento firmado la semana pasada en su primera reunión tras el balotaje. Para ellos la estrategia es “aportar a la gobernabilidad, pero no formar un co-gobierno”. El radical Cornejo –según detalló una fuente– subrayó expresamente que “el que agarre cargo en el gobierno lo hace a título personal”. 

Lo mismo sostuvo Macri, primo del expresidente, que en rueda de prensa relató: “Primero, queríamos transmitirle a nuestros diputados, no dar indicaciones ni órdenes, la importancia de sostener la unidad. Segundo, les pedimos a los legisladores que encuentren los mecanismos en cada Cámara para sostener esa unidad. Y, tercero, entendemos que es valioso que haya un gobierno nacional que valore a nuestros dirigentes, pero eso es una incorporación en carácter personal. No es una decisión que se toma desde JxC”, afirmó.

Esa postura incómodo a Ritondo que, según recogió elDiarioAR de testigos de la reunión, pidió la palabra desde la primera fila y recordó la fisura que ya existe en el interbloque: “En los últimos cuatro años votó varias veces dividido”. Ritondo había ratificado ante los medios al entrar al cónclave su deseo de convertirse en titular de la Cámara baja, llevándose consigo a una treintena de diputados amarillos para conformar un eventual oficialismo LLA-PRO. Pero esa intención está hoy en el aire ante la estrategia de Guillermo Francos, futuro ministro del Interior de Milei, de ubicar al frente de Diputados a Florencio Randazzo para atraer votos peronistas, aunque esa línea no es compartida por todos los libertarios: hay quienes quieren que el cargo quede para un “puro”, dado que el cargo significa la cuarta ubicación en la línea de sucesión presidencial.

La intervención de Ritondo caldeó los ánimos. Y fue Silvana Giudici, incondicional de Patricia Bullrich –a quien Milei le ofreció volver al ministerio de Seguridad– quien terminó de “pudrirla”, como adjetivó un legislador ante elDiarioAR. La diputada electa dijo que si no se ayuda a Milei “el peronismo lo voltea” y planteó un límite: “No podemos votar junto con los que apoyan a Moyano”. Allí se pararon y se fueron, entre otros, Luis Juez, Facundo Manes, María Eugenia Vidal, Álvaro González y Jorge Rizzoti. 

Salvo la Coalición Cívica de Elisa Carrió –que ya se abrió del espacio– a la cita habían acudido un centenar de legisladores, incluidos Emilio Monzó y Margarita Stolbizer, quienes buscan una “tercera vía” entre la alianza con Milei que busca el PRO y la “oposición sana” de los gobernadores con los “sin tierra”, que son entre 50 y 60. Los mandatarios buscan mantener a las bancadas en su puño para hacerse fuerte ante sus reclamos contra la Nación por la coparticipación, un tema álgido en estos días ante la necesidad de cerrar las cuentas para pagar aguinaldos a los estatales locales.

En línea con los mandatarios, el radical Ricardo Buryaile cuestionó abiertamente que Ritondo sea presidente de la Cámara baja. “Eso es co-gobernar y nosotros no somos oficialismo”, planteó. El titular de la bancada de la UCR, Mario Negri, pidió “muñeca política” para preservar el equilibrio y llamó a la unidad del espacio: “Cuando fuimos gobierno a Macri se le votó cada ley siempre unida aún con muchos costos”, sostuvo.

Sin acuerdo, Macri y Frigerio buscaron dar un cierre con un llamado “a la unidad” y aclararon que “no implica unanimidad”. Ya entonces habían también dado un portazo Giudici y Damián Arabia –otro diputado electo muy cercano a Bullrich–. “Se creen los dueños del espacio, ¿qué les pasa?”, cuestionó un legislador visiblemente ofuscado sobre la actitud de los mandatarios.

El documento final fue solo firmado por los gobernadores. En su párrafo más contundente, resalta: “En el nuevo escenario político el Congreso tiene un papel preponderante. Consideramos que hay que despojarse de cuestiones de ego, de nombres propios y pensar en una estrategia común para garantizar lo más importante, que es la unidad. Esa unidad nos va a dar la posibilidad de crecer y de volver a ser gobierno. Nosotros no cogobernamos. Pero es bueno que algunos dirigentes que quieran ayudar lo hagan, porque es mejor un gobierno sólido con buenos dirigentes, que un gobierno débil. Pero eso no nos compromete ni obliga como garantes”.

La cumbre de JxC terminó sin documento formal y con fotos informales del encuentro, pero no de todos juntos. “Algunos se fueron diciendo que esto en la primera votación en la Cámara se parte. Otros dicen que van a ver ley por ley, pero que no puede Ritondo ser parte del oficialismo”, resumió un operador muy cercano a uno de los gobernadores. En las próximas horas podría haber definiciones sobre quién quedará al frente de Diputados, ya con Milei de regreso de Estados Unidos y también Macri en el país tras su viaje por Arabia Saudita. La fecha clave es el 7 de diciembre, cuando está agendada una sesión en la Cámara baja para que juren el tercio de los diputados entrantes y se oficialicen las nuevas autoridades.

MC/MG