El ladrón habría ingresado saltando una medianera. Fue la empleada doméstica quien vio al  desconocido  y salió a la calle a pedir ayuda.

Después de un llamado telefónico, llegó al lugar personal de la Comisaría Quinta, y al recabar datos por parte de la empleada doméstica, de apellido Chayle,  salieron a recorrer la zona.

El hecho es que, los gritos de la mujer habrían ahuyentado al ladrón, quien se dio a la fuga, por los techos de las viviendas de los vecinos.

Los policías recorrieron la zona, logrando detener a un individuo, quien coincidía con las características brindadas por la empleada.