Familiares de la víctima aseguran que no les quisieron tomar la denuncia en la dependencia policial ni en la Fiscalía. El padre de la novia del chico denunció a los efectivos por lesiones.

Una nueva investigación interna por presuntos apremios comenzó en las últimas horas en la comisaría de Tinogasta, tras conocerse que un chico de 19 años sufrió quebradura expuesta de tibia y peroné, y su novia adolescente fue lesionada durante un operativo policial.

El procedimiento tuvo lugar en el paraje «Cachuyuyo», ubicado en un camino que conduce a la Cuesta de Zapata que une Tinogasta con Belén el domingo entre 18.45 y 20, cuando efectivos de esa dependencia concurrieron para desactivar carreras y picadas de motos.

Fuentes oficiales informaron al cierre de esta edición que el padre de la menor de edad denunció penalmente a los policías por apremios, y que desde la Fiscalía de Instrucción de Tinogasta a cargo de Jorge Barros Risatti se ordenaron las medidas a cumplimentar entre ellas, la realización de pericias y recepción de testimonios. La cúpula policial a su vez dispuso la realización de una investigación interna con sus correspondientes sumarios administrativos, previendo que en las próximas horas el joven lesionado radique la denuncia penal correspondiente.

En diálogo con El Ancasti, Tomás, quien el domingo a la noche fue trasladado de urgencia en vehículo particular a un sanatorio privado de la Capital donde quedó internado, dio ayer su versión de los hechos. «Estaba con mi novia paseando y nos frenamos a ver las carreras. En un momento muchos comenzaron a irse rápidamente diciendo que venía la Policía. Nosotros nos quedamos porque no estábamos haciendo nada. Andábamos en moto, ya se habían ido todos y de repente una camioneta policial se puso a un costado y el conductor me chocó. Una de las ruedas me dio en la pierna y me quebró. Fue tremendo el dolor», comentó.

Reconoció que tuvo miedo, al igual que la joven, y al detener la marcha los efectivos intervinientes le ordenaron que ingrese a la camioneta.

«Les pedí por favor que llamen a una ambulancia porque no daba más del dolor. Me dijeron que no sea maricón que no tenía nada, que deje de joder y me suba a la camioneta, y en eso la agarraron a mi novia. Ella intentó defenderme y la golpearon», agregó.

Indicó que los efectivos les secuestraron los teléfonos celulares y afortunadamente, un vecino que advirtió lo que estaba sucediendo llamó a su madre.

«Vi que me salía un hueso de la pantorrilla y les pedí que hagan algo. Al rato llegó el papá de mi novia y como no llegaba la ambulancia, en su auto me llevó al hospital de San José. Y nos dejaron solos. A mi novia la dejaron ir y me acompañó al hospital», recordó. Dijo además que del nosocomio lo derivaron a la Capital «en auto porque no tenían ambulancia». Aseguró que en la Fiscalía y en la Comisaría de Tinogasta se negaron a tomarle la denuncia penal a su abuela y a su madre, y que «nadie nos llamó al menos para ver cómo estoy». Informó que de acuerdo al parte médico continuará internado por fractura expuesta al menos los próximos 25 días. En ese tiempo llegaría una prótesis que le sería colocada mediante una cirugía.

«Estamos mal. Tenemos OSEP, pero todo estamos pagando nosotros. Ojalá que no tenga ninguna infección así podemos volver a nuestra casa pronto», finalizó la madre del joven. Al cierre de esta edición se supo que vecinos de Tinogasta organizaban una movilización en repudio a las agresiones policiales.

Al menos tres graves denuncias

En la larga lista de denuncias por apremios policiales registradas en el último año y medio en la provincia, Tinogasta acumula al menos tres antecedentes graves.

De acuerdo con los datos estadísticos de este diario, en julio de 2020, un hombre de 20 años denunció a policías tinogasteños, a quienes acusó de darle una golpiza cuando realizaban una investigación por el robo de un celular y una moto. En septiembre de ese año se registraron varias denuncias por personas que fueron lesionadas durante un procedimiento policial para desactivar una supuesta reunión privada, quebrantando las disposiciones de aislamiento por la pandemia. Horacio Suarez, una de las víctimas del maltrato policial aseguró que hubo mujeres que sufrieron importantes hematomas por los golpes recibidos, que debieron ser asistidas en el hospital Zonal. Por la gravedad de lo sucedido la Dirección de Derechos Humanos, el INADI y diversos colectivos a nivel nacional entre ellos la fundación “La Luciérnaga” repudiaron las agresiones.

En febrero de 2021, tres policías de Tinogasta comenzaron a ser investigados por apremios en perjuicio de un hombre sospechado de haber incumplido con las restricciones impuestas por la pandemia, que incluyó disparos de balas de goma.

Se suma la denuncia del padre de una adolescente agredida este fin de semana, y se espera que en las próximas horas su novio realice la presentación correspondiente en Fiscalía General.

Hubo otras denuncias contra policías de comisarías de la Capital y del interior provincial. Entre ellas, en marzo de este año acusaron a policías de Chumbicha en dos casos graves, en uno de ellos por golpear y hundirle el cráneo a un hombre.

Para finalizar y como dato de referencia, en febrero de 2020 se radicaron al menos dos denuncias contra efectivos de la Comisaría Quinta de la Capital, por vejámenes a un adolescente. En ese momento, Verónica Herrera, directora del Niño en Conflicto con la Ley Penal, informó que solamente en 2019 se realizaron ocho denuncias contra comisarías por presuntos apremios.