Jalil respaldó al intendente Gustavo Saadi y a su oferta salarial, aunque pidió a las partes “dejar la calle” y sentarse a dialogar.

El Gobernador añadió que “hay dirigentes de toda índole, que les gusta ser dirigente de la calle”.

“La gente quiere que salgamos del contexto de la calle y nos pongamos a trabajar todos juntos”