La “bacteria de la playa” que mató a un hombre en Uruguay puede estar en la costa argentina