La economía alemana se contrajo en el segundo trimestre y aumentan los temores de una recesión

Angela Merkel, canciller de Alemania. (Reuters)
Angela Merkel, canciller de Alemania. (Reuters)

La economía de Alemania se contrajo levemente en el segundo trimestre, con un retroceso de 0,1% del Producto Interior Bruto (PIB) respecto a los tres meses anteriores, anunció este miércoles la oficina federal de estadísticas Destatis, marcando el fin de la década dorada.

Se trata del segundo trimestre (no consecutivo) en un año en que decrece la mayor economía europea, lastrada por la guerra comercial y problemas en el sector del automóvil. Usualmente se considera que una recesión comienza cuando se registran dos trimestres consecutivos de caída del PIB, una posibilidad que parece cada vez más cercana.

“El sector exterior frenó la evolución del crecimiento económico, porque las exportaciones retrocedieron más que las importaciones frente al trimestre anterior”, explicó Destatis en un comunicado en el que resaltó que la demanda interna, el gasto público y la construcción repuntaron entre abril y junio.

La contracción supone un freno para la primera economía de la zona euro, tras un aumento de 0,4% del PIB alemán en el primer trimestre. Alemania rozó la recesión técnica ya en la segunda mitad de 2018, cuando a una contracción del 0,2 % en el tercer trimestre siguió un cierre de año plano.

Un trabajador siderúrgico del conglomerado industrial alemán ThyssenKrupp AG (REUTERS/Wolfgang Rattay)
Un trabajador siderúrgico del conglomerado industrial alemán ThyssenKrupp AG (REUTERS/Wolfgang Rattay)

Tras conocerse la noticia la bolsa alemana en Fraknfurt caía un 0,95% en su principal índice DAX, que llegaba a los 11638.57 con merma de 113.08, mientras que la demanda por bonos del Tesoro alemán crecía impulsando su precio y reduciendo su rendimiento a un piso récord.

La contracción del PIB alemán “marca definitivamente el final de una década dorada para la economía alemana”, comenta Carsten Brzeski, economista de ING Bank, quien recuerda que desde el final de la recesión de 2008-2009, la economía alemana progresó de 0,5% de media a ritmo trimestral.

“Inevitablemente, se reanudará la discusión sobre las medidas de reactivación presupuestaria”, agregó, aunque la canciller alemana, Angela Merkel, descartó el martes la idea de relanzarla a través de la deuda.

La principal causa de la mala evolución de la economía alemana es la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que daña el rendimiento de su potente sector exterior y de su industria manufacturera, y la desaceleración del crecimiento global.

La industria automotriz alemana está entre las más golpeadas por la baja en la demanda y la crisis reciente por la falsificación de las emisiones de gases de parte de sus motores
La industria automotriz alemana está entre las más golpeadas por la baja en la demanda y la crisis reciente por la falsificación de las emisiones de gases de parte de sus motores

La producción industrial cayó en junio un 5,2 % en términos interanuales, el mayor descenso en una década, y las exportaciones un 8 %, el mayor desplome en tres años, según datos difundidos en los últimos días.

Han contribuido además a esta situación las incertidumbres en torno al “Brexit”, que se acerca a un desenlace sin acuerdo tras el nombramiento de Boris Johnson como primer ministro británico (la economía del Reino Unido se contrajo 0,2% en el último trimestre); y el enfriamiento económico en la eurozona, con especial atención en los problemas políticos en Italia.

La industria automotriz, principal empleador y exportador del país, tampoco atraviesa un buen momento. A los problemas con los nuevos estándares europeos de emisiones de finales del año pasado se ha sumado una caída de la demanda.

De abril a junio, la primera economía europea se vio impulsada sobre todo por la demanda interior, el gasto público y las inversiones, con un ligero retroceso en la construcción, según Destatis.

(Con información de AFP y EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Alemania decidió recortar las ayudas a Brasil ante el avance de la deforestación de la Amazonia

La industria alemana volvió a caer y temen que su recesión se extienda a toda la economía del país

Un temor que asoma en el horizonte: ¿Se dirige la economía global hacia otra gran recesión?