El Gobierno trabaja en un ambicioso proyecto de creación de un banco de tierras productivas para atraer inversiones a la provincia. El objetivo es recuperar campos que actualmente se encuentra ociosos y con deudas al fisco, para reactivarlos en términos productivos. Para ellos, el Ejecutivo aguarda la sanción definitiva del proyecto de modificación de la ley de Expropiaciones, para avanzar de forma efectiva sobre las miles de hectáreas que se mantienen improductivas en toda la provincia.

Solo en el Valle Central, aproximadamente 20.000 hectáreas de tierra productiva están ociosas y en manos de privados que no generaron ningún tipo de proyectos ni emprendimientos, lo que genera un perjuicio al motor productivo de la provincia y una perdida de oportunidades. Así lo informó el ministro de ministerio de Agricultura y Ganadería e Inversión y Desarrollo, Aldo Sarquís, quien aseguró que en el resto de la provincia hay muchos campos en las mismas extensiones.

La decisión de la provincia es avanzar en la expropiación de esos campos, para generar un banco de tierras para luego ofrecerlas para inversores. Para eso, el Ejecutivo aguarda la sanción definitiva de las modificaciones de la ley provincial de expropiaciones, que ya tuvo la semana pasada media sanción en Diputados.