Una vez que les lavaban el cerebro a las niñas, comenzaba otra etapa, donde, con 13 o 14 años, Naasón Joaquín las recibía en su habitación. “Niños también, no sólo son niñas”, destacó. En esta etapa, según Martin, una de personas más cercanas al líder era vital: Azalea Rangel García.