La joven activista estadounidense llamada Rebekah, igual que la superheroína, lucha desde muy pequeña por los derechos y reconocimiento de la diversidad sexual. La pequeña tenía diez años cuando Donald Trump retiró el apoyo a los estudiantes trans y luchó para que el gobernador de New Jersey, Phil Murphy, aprobara una ley en febrero para que en las escuelas se hable sobre la comunidad LGBTQ.

“Se siente realmente genial ser alguien que puede ayudar a otros niños a que pasen por sus transiciones y también es maravilloso ser ese tipo de persona que ayuda a otros a mostrarles que los niños trans son igual que los demás”, expresó Rebekah en una entrevista.

“La representación es realmente útil para los niños que están pasando por su transición para saber que no están solos y que hay personas que luchan por ellos” agregó.