Ello responde a una medida de fuerza, que dispuso la Federación representativa de los empleados del Correo, y que ocurre a nivel de todo el país.

Hay un estado de alerta y movilización con asambleas y se debe al reclamo de una nueva paritaria, que desemboque en una actualización salarial para el personal.

La medida comprende la no atención al público, con los inconvenientes que ello genera para los usuarios y la población en general.

Ello continuará hasta que haya una respuesta de la Patronal.