A la larga espera de este jueves, se le suma la lluvia que se registra en la ciudad. Ahora se cortó calles Ayacucho y San Martin

Entre las personas que llegaron por algún trámite, y la molestia de quienes deben realizar sus gestiones allí, no sólo se refieren al tiempo de espera sino a la falta de números y la poca empatía de las autoridades para con ellos por no permitir el ingreso a las personas que no tienen con qué resguardarse del agua, que cada vez cae con más intensidad.

El problema es una constante en la sede del organismo nacional. Mientras tanto, quienes utilizan este servicio generalmente son personas humildes, jubilados y madres, que muchas oportunidades llegan tras largos viajes y deben esperar horas para ser atendidos.