El estreno de ‘Operación Marea Negra’ el pasado 25 de febrero en Amazon Prime Video ha revitalizado el interés hacia la increíble historia real que adapta esta miniserie de cuatro episodios. Como era de esperar, se hacen cierto cambios respecto a lo sucedido que vamos a repasar a continuación, destacando a su vez las alteraciones más importantes.

Obviamente, a partir de aquí encontraréis SPOILERS de la serie.

Un caso real que parece falso

Agustín Álvarez Martínez -y no Fernando Barreira Valdés, alias Nando- era un prometedor boxeador que llegó a ser campeón amateur de España, pero poco después de cumplir los 20 años se retiró pese a que su entrenador recordaba años después que como púgil “era modélico, extraordinario“. Se pasó a otro tipo de vida en los márgenes de la ley.

De hecho, Álvarez acabó llegando un poco como parche de última hora a falta de una opción mejor, ya que el primer elegido como piloto pudo permitirse echarse atrás, una decisión que “Agustín no la hubiese podido tomar si lo hubiese querido“, tal y como destacó el periodista Javier Romero. Al igual que en la serie de Amazon, las apreturas económicas le obligaron a tomar rápidamente la decisión.

De hecho, todo apunta a que llevaba ya un tiempo coqueteando con el mundo del narcotráfico -desde su retirada del boxeo no se le conocía oficio, pero sí que llevaba un tren de vida bastante elevado-, pero no tenía antecedentes, un factor clave para que confiasen en él para una tarea tan complicada. Además, tenía multitud de titulaciones para navegar en la mar, incluida la de Patrón de Embarcación de Recreo. Además, conocía muy bien la costa gallega, por lo que era un buen candidato.

Operacion Marea Negra Rodaje Operacion Marea Negra Rodaje

En octubre de 2019 tomaba un avión con rumbo a Brasil para ejercer como piloto del ‘CHE’. No consta que fuera acompañado por nadie -vamos, que el personaje de Nuno Lopes sería una invención- y tampoco que una vez allí intentase echarse atrás en el último momento. Una vez allí, estaba previsto que estuviera acompañado por Pedro Delgado Manzaba y Luis Tomás Benítez Manzaba, dos ciudadanos ecuatorianos y primos en la vida real, detalle que desaparece en la serie de Amazon para así poder avivar la tensión a bordo del narcosubmarino.

Provistos de lo necesario para aguantar con vida el tiempo que fuera necesario -tiempo después se supo que se alimentaron principalmente de barritas energéticas, bollería industrial y latas de conserva, consumiendo además mucho Red Bull para aguantar despiertos siempre que fuera necesario-, emprendieron rumbo a Europa con un cargamento de más de 3.000 kilos de cocaína.

Al respecto, conviene aclarar que los dos ecuatorianos iban a recibir 55.000 dólares cada uno, mientras que el pago para Martínez se cifró en unos 500.000 euros, parte en metálico y parte en especie. Este último detalle se omite en la serie de Amazon, donde se le ofrecen 700.000 euros por sus servicios -donde también se menciona que el mecánico recibiría 200.000 euros-.

Contra las cuerdas

Operacion Marea Negra Imagen Operacion Marea Negra Imagen

El viaje fue tan sufrido o más que lo que se muestra en ‘Operación Marea Negra’, pero todo se complica cuando el 15 de noviembre son detectados por servicios policiales. Entonces se inicia una lucha desesperada por conseguir despistar a los cuerpos de seguridad y también para que alguien del operativo vaya en su ayuda, se ocupe del cargamento y les lleve a una zona segura.

Cuando queda claro que nadie de la operación va a mover por ellos, tomaron una decisión drástica: hundir el semisumergible cerca de la costa para volver días después y recuperar la carga. El problema que la policía estaba esperando y, al igual que en la serie, atrapan rápidamente a los dos ecuatorianos al de poco de llegar a la costa, pero Álvarez logró huir.

En la serie de Amazon, se ve al personaje interpretado por Álex González pedir la ayuda de un viejo amigo, pero en la vida real fue necesaria la colaboración de tres personas -Enrique Carlos Serantes, su sobrino Iago Serantes y Rodrigo Hermida, amigo de Iago-. Se refugió en una casa cercana, pero cinco días después también fue arrestado por la policía, vistiendo todavía el traje de neopreno que llevaba a bordo del semisumergible.