En medio de las preocupaciones por una posible quiebra del gigante inmobiliario chino Evergrande, otro promotor en problemas financieros reconoció este martes que no logró satisfacer el pago de una obligación de deuda.

La empresa Fantasia Holdings no cumplió con el reembolso de 205,7 millones de dólares previsto para el lunes, indicó en un comunicado esta compañía con sede en Shenzhen (sureste de China).

Además, la empresa de gestión inmobiliaria Country Garden Services Holdings indicó que una filial de Fantasia no había devuelto un crédito de 700 millones de yuanes (108 millones de dólares) y apuntaba a una posible quiebra del promotor.

Esto ocurre mientras el mercado espera noticias del gigante Evergrande, que el lunes suspendió su cotización en la bolsa de Hong Kong a la espera de anunciar una “importante transacción”.

Algunas informaciones apuntan a que la firma inmobiliaria Hopson Development Holdings planea comprar un 51% de su rama de servicios de propiedad.

Con más de 300.000 millones de dólares de deuda, Evergrande lleva semanas al borde del colapso, que podría tener repercusiones para el conjunto de la segunda economía mundial.

Fantasia es un actor de menos peso que Evergrande pero sus problemas confirman las preocupaciones sobre la salud financiera del sector inmobiliario en China.

La agencia de calificación Fitch degradó el lunes la deuda de Fantasia a “CCC-“, una nota que establece la quiebra como una posibilidad.

Fitch indica que la “situación de liquidez de la compañía puede ser más apretada de lo esperado previamente” y pone en duda “la transparencia” de la firma.

Tanto Fitch como S&P degradaron también la deuda de otra empresa inmobiliaria china, Sinic Holdings, cuyo valor ha caído bursátil en picado recientemente.

El sector inmobiliario chino se encuentra en los últimos meses sometido a un mayor control de las autoridades, que impusieron nuevas normas para evitar la especulación y el endeudamiento excesivo de estas compañías.

bys/dva/dan/dbh/zm

Infobae