/* custom css */
.tdi_10_03f.td-a-rec{ text-align: center; }.tdi_10_03f .td-element-style{ z-index: -1; }.tdi_10_03f.td-a-rec-img{ text-align: left; }.tdi_10_03f.td-a-rec-img img{ margin: 0 auto 0 0; }@media (max-width: 767px) { .tdi_10_03f.td-a-rec-img { text-align: center; } }

En una entrevista radial, el humorista habló por primera vez sobre la situación que sufrió durante su adolescencia en su Rosario natal. “Ni siquiera a mis viejos les pude contar”, confesó.

“Yo era muy jovencito e iba a una iglesia muy seguido. Iba a agradecer o a pedir. Me sentaba ahí, a tener un momento tranquilo. Nunca iba a misa. Había un cura que me dijo: ‘A vos te veo siempre’. ‘Sí, vengo acá porque vivo cerca’. ‘Bueno, pasá a mi despacho así charlamos’, me dijo”, comenzó a narrar el humorista, de 58 años.

Y prosiguió: “Y cuando paso a su despacho, me dijo: ‘Mirá, tengo esos libros ahí en el escritorio’. Me los pongo a ver y viene el cura y me abraza de atrás, con todo, y me apoya. Y le digo: ‘¿Qué haces, la re con… de tu hermana?’. Le pongo un codazo y me lo saco. Lo reputeé y me fui”.

“En ese entonces no había Instagram, no había nada. No estaba esta cosa del escrache. Ni siquiera a mis viejos les conté. Yo tenía 16 años, era un nene”, relató.

Y reflexionó: “Hay muchos casos de curas que abusaron de chicos. Está lleno, en todo el mundo. Lo que me molesta de esto es que siempre son protegidos. Después los mandan a otros lados, pero siempre se los protege. Me parece que estos tipos deberían estar en cana, si se comprueba lo que es un abuso. Sobre todo, con los chicos”.

/* custom css */
.tdi_11_3ff.td-a-rec{ text-align: center; }.tdi_11_3ff .td-element-style{ z-index: -1; }.tdi_11_3ff.td-a-rec-img{ text-align: left; }.tdi_11_3ff.td-a-rec-img img{ margin: 0 auto 0 0; }@media (max-width: 767px) { .tdi_11_3ff.td-a-rec-img { text-align: center; } }