Comparte esta entrada:

El gobernador de Catamarca, Raúl Jalil, consideró hoy que hasta agosto próximo habrá que pasar meses «con muchas restricciones» para mitigar la propagación del coronavirus pero señaló que, tras esa etapa, vislumbra «un futuro muy bueno para la Argentina».

En este marco, y tras dar cuenta de que la provincia atraviesa actualmente el peor momento de la pandemia, llamó a endurecer las medidas que limitan la circulación, la utilización del transporte público y las actividades comerciales, e incluso a volver a «lo que era el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) por dos o tres semanas».

«Habrá que pasar estos tres meses con muchas restricciones», señaló el mandatario provincial en declaraciones formuladas esta mañana a Radio Rivadavia.

Jalil participó ayer, junto a otros once gobernadores, de la reunión por videoconferencia que encabezó el presidente Alberto Fernández, en la que se repasó la situación epidemiológica y se analizaron las nuevas medidas restrictivas a implementar en las próximas semanas.

«Veo un futuro muy bueno para la Argentina después de agosto, muchos proyectos de agroindustria y turismo, pero hay que pasar estos tres meses con muchas restricciones», subrayó Jalil esta mañana.

En Catamarca, las nuevas restricciones ratifican la prohibición de circulación y del funcionamiento de locales gastronómicos, hoteles y gimnasios, a la vez que acotan los horarios en las obras de construcción y mantienen la suspensión de las clases presenciales.

«Estamos acompañando (esas medidas restrictivas) con el no pago de la luz por dos meses y triplicando la ayuda en la Tarjeta Alimentar catamarqueña», remarcó Jalil y adelantó que el gobierno provincial entregará 15 mil pesos, para compensar eventuales caída de ingresos, a «más o menos 6 mil personas», en alusión a taxistas, remiseros y vendedores ambulantes.

En ese marco, exhortó a «apoyar (las medidas), restringir (la circulación de personas) y vacunar».

Sobre el proceso de vacunación en Catamarca, afirmó que en la provincia «100 mil catamarqueños ya están vacunados» aunque advirtió que lo más alarmante es que «la enfermedad ha variado» ya que los internados necesitan «más tiempo y más oxígeno».

«La enfermedad tiene un poder de contagio mucho mayor que el año pasado», alertó.

Al ser consultado por el proyecto de ley que presentó en la Legislatura para que se autorice la compra de vacunas contra el coronavirus por parte de la provincia, el funcionario explicó que «se han iniciado algunas negociaciones, pero todo está demorado».

«Se trata de una herramienta de cara al futuro, para poder comprar cuando las vacunas se hayan terminado de entregar a los gobiernos nacionales», explicó.

Comparte esta entrada: