Uno de los operarios denunció “somos precarizados y nos habían prometido que iban a entrar seis personas de nuestro grupo pero las que ingresaron son familiares del titular de la empresa”. Quienes se manifiestan son subcontratados que desde hace cinco años trabajan en la empresa a la espera de su pase a planta.