El tenista argentino, ubicado en el puesto 14 del ranking mundial, esperó hasta último momento y evaluó las distintas alternativas para intentar aparecer en la cancha, pero finalmente optó por cuidar su físico.

La lesión no me deja jugar por más ganas que tenga. Busqué formas para entrar a la cancha, pero los médicos y mi equipo me lo negaron. Dudé porque esto es Buenos Aires… pero no me da”, dijo el Peque en diálogo con TyC Sports.

El Peque sufrió un tirón en el isquiotibial de la pierna izquierda cuando el marcador estaba 5-7, 7-6 (13-11), 5-4 y un match point a favor, y aguantó hasta el final como pudo con un visible dolor que no lo dejaba desplazarse con comodidad.

“Gracias por quedarse, es difícil hablar. No puedo hablar, estoy con la alegría del partido pero quiero ir a hacerme un estudio. No soy de actuar, no me gusta terminar así el partido, lo hice por Pablo. No creo que sea algo bueno”, dijo Diego en cuanto terminó el encuentro entre lágrimas.

“Nunca en mi vida me lesioné y sentí algo que creo que es una lesión. Me encantaría jugar mañana pero no sé qué va a pasar”, reveló Schwartzman, cuya presentación en semifinales peligra para este sábado.