El Gobierno anunciará que no será obligatorio pagar los servicios durante los próximos tres meses, a raíz de la baja en la actividad por la cuarentena. Lo que aceptaron las energéticas es que, al cuarto mes, haya que volver a pagar el primer mes que no se abonó.