El encuentro se iba a concretar este viernes en la ciudad de Resistencia, de la mano de una cumbre de diez mandatarios y con la presencia in situ además de Alberto Fernández, futuro interlocutor clave de parte de los planteos.

Sin embargo, la muerte de Diego Maradona barrió todos los planes y, tras el duelo nacional de tres días, el desembarco del presidente fue cancelado y el cónclave fue suspendido. A priori, sería reprogramado para la semana que viene.

“Tenemos asimetrías en infraestructura y competitividad”, remarcó el anfitrión Jorge Capitanich y promotor de la reactivación regional

La lista de asignaturas pendientes es amplia -los gobernadores rubricarán un documento conjunto-, pero entre las prioridades el peronista Capitanich anota que el Norte Grande tiene “precios de combustibles más altos que en Capital y subsidios de transporte inferiores a Capital” y que no cuenta con “un precio diferencial de energía, siendo los de mayor consumo del verano”.

La foto presencial mixturará colores políticos: esperaban en Resistencia a los justicialistas Gildo Insfrán (Formosa), Raúl Jalil (Catamarca), Juan Manzur (Tucumán) y Ricardo Quintela (La Rioja); a los radicales Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes), y al misionero Oscar Herrera Ahuad (Frente Renovador de la Concordia), al santiagueño Gerardo Zamora (Frente Cívico) y al salteño Gustavo Sáenz.

“La prioridad es el Norte Grande argentino, de manera que todas las diferencias desde el punto de vista político se dejarán de lado para converger en el bien común y en el interés general”, aseguró Capitanich.