En dialogo con FM REPUBLICA 100.1, el secretario General del SIDCa, Sergio Guillamondegui dijo que la comuna chacarera volvió a abrir cursos que había cerrado y se estarían incorporando personas en las escuelas municipales sin tener una previsión real de las necesidades.

El gremialista recordó que en esta última gestión de Jalile, los docentes del sistema educativo municipal atravesaron momentos difíciles como cierre de cursos, reestructuraciones que incluyeron bajas de docentes, cambios en el Estatuto respecto al tiempo en el que los trabajadores podían estar en disponibilidad, un ciclo lectivo con alrededor de 40 días de paro, descuentos compulsivos de sueldos, entre otras cuestiones. “Fue una situación conflictiva, muy dura, no solo para los docentes de Valle Viejo, sino también para toda la sociedad. Chicos tuvieron cercenados su derecho a la educación”, señaló en diálogo con Radio Ancasti.

En ese sentido indicó que ya le solicitaron al intendente Jalile que no haga nombramientos antes de dejar su cargo, ya que según información que le proporcionan los propios maestros se abrieron inscripciones para la sala de 3 en los jardines de las escuelas municipales. “Queremos que sea prudente con el patrimonio de las escuelas municipales. Parece paradójico que se quiera abrir una sala que hace 2 años se la cerró porque no había presupuesto. Hay que ser prudente con estos temas. No se puede dejar maestros designados sin saber si habrá alumnos todavía, ni siquiera sin saber cómo va trabajar la gestión que viene”, advirtió. En esa línea pidió que los equipos de transición tanto del intendente Jalile como de la intendenta electa que asumirá desde el 10 de diciembre, Susana Zenteno, trabajen en este aspecto “con madurez”, porque sino más adelante se podría producir un conflicto entre los propios trabajadores.

“Tenemos un grupo de 131 personas que quedaron sin trabajo en las escuelas municipales, de los cuales un grupo pudo conseguir otro trabajo, otro consiguió trabajos a medias y otro grupo no lo consiguió. Nosotros como gremio ya nos pronunciamos que de ser necesario se tiene que volver a tomar a la gente que se dio de baja y no hacer designaciones por fuera de ese listado”, remarcó.
Guillamondegui indicó que lo que pretende el gremio es que no haya designaciones masivas en las escuelas antes de que finalice el mandato de Jalile porque se atentaría contra los propios trabajadores al no tener garantizada su labor, generando una falsa expectativa de trabajo y que también podría perjudicar a la próxima gestión.

Para graficar su postura el secretario general del SIDCA, comentó que hace 1 año le dieron de baja a una bibliotecaria del turno tarde del Nivel Primario de la Escuela Municipal Nº 2, “porque le decían que la biblioteca tenía que tener más de 100 libros y ahora se designaron a dos bibliotecarias en otra escuela”. “Se dejó a una bibliotecaria afuera a pesar de que estaba hace muchos años allí trabajando y se designó más gente. Hay personas designadas como ayudante de laboratorio cuando las escuelas no tienen laboratorio” reveló.

En esa línea indicó que deben reunirse con la intendenta electa, para plantearles toda esta serie de cuestiones. “Queremos plantearle a la nueva intendenta cuál es nuestro análisis de situación que venimos haciendo, cuál será su equipo, cómo trabajarán y cómo se solucionará el problema de los docentes” dijo.