” Sigo creyendo que fue un mal resultado por distintas circunstancias. Creo que estamos en un punto de inflexión importante, es momento de las nuevas generaciones”, sostuvo. 
“No tenemos que jubilar a nadie, son los dirigentes que tuvieron experiencia de gestión los que tienen que estar al frente de los procesos de renovación”, expresó y puso como ejemplo a Horacio Pernasetti que recorrió la provincia para formar fiscales. 
 

Vázquez Sastre consideró que las diferencias internas  y los egos de algunos dirigentes fueron factores que influyeron en la derrota. 

 “Las diferencias internas que tiene el radicalismo son reflejos de que hace nueve años estábamos en el gobierno y  hoy tenemos que estar en el fracaso.  Creo que las diferencias  internas terminan perjudicando a los armados electorales, pero aquí no hay un  responsable. No sirve andar  con el dedo acusador  para marcar quienes son los responsables, cada uno es responsable desde su lugar  por como actuó en todo este proceso”, sostuvo. 
“Hay dirigentes que hoy acusan y el año pasado estábamos a punto de ir a la interna y después de las  elecciones frustradas nunca levantaron el teléfono para seguir dialogando, al contrario, se cerraron y son los mismos que hoy acusan”, manifestó. 
“No sirve  hoy el dedo acusador, hay que hacer una fuerte crítica equilibrada, objetiva, responsable y para sacar lo mejor de cada uno”, expresó. 

“El gran  pecado es que internamente seguimos actuando como si estuviéramos en el Gobierno, las líneas internas están en caminadas para quedar en el pasado. Sino entendemos el momento vamos a seguir fracasando”, pronosticó. 
En este sentido, consideró que ninguna línea ni ningún intendente puede sentirse ganador porque el fracaso fue de todos”