Un casco azul de la Misión de la ONU en Malí (Minusma) murió y otros cuatro resultaron heridos este sábado en una explosión cerca de Tessalit, en el noreste del país, anunció la Minusma.

“Un casco azul de la Minusma murió hoy después de que su convoy se topara con un artefacto explosivo en Tessalit, en la región de Kidal, a primera hora de la tarde”, indicó la misión de la ONU en un comunicado, en que no precisó la nacionalidad del fallecido.

Otros cuatro cascos azules resultaron “gravemente heridos”, informó Minusma.

Un portavoz de la ONU dijo que el secretario general, Antonio Guterres, condenó fuertemente los ataques ocurridos en las cercanías de Tessalit, cerca de la frontera con Argelia.

Guterres dijo que los ataques contra los cascos azules podrían constituir crímenes de guerra, y pidió a las autoridades de Malí “no escatimar esfuerzos” para dar con los responsables.

“Este incidente nos recuerda el peligro que pesa sobre nuestros cascos azules y los sacrificios hechos para lograr la paz en Malí”, aseguró en el comunicado el jefe de la Minusma, El-Ghassim Wane.

“El cobarde ataque de hoy (sábado) refuerza la determinación de Minusma de apoyar a Malí y a su pueblo en su búsqueda de paz y estabilidad”, agregó.

Golpeada por una insurgencia yihadista, Malí se hundió el año pasado en la turbulencia política cuando un golpe militar en agosto de 2020 instaló un gobierno civil interino, al que depuso en un segundo golpe menos de un año después.

En abril, otros cuatro soldados de la ONU ya habían muerto tras un ataque yihadista en el noreste de Malí.

La Minusma, presente en Malí desde 2013, es actualmente la misión de paz de Naciones Unidas más ensangrentada, tras la muerte de 145 soldados, según datos de la ONU actualizados hasta el 31 de agosto.

ag-sst/blb/meb/eb/eg/mas/lm

Infobae