Un cordobés se llevó más de 140 millones de pesos