La policía egipcia detuvo a un guardia que obligó a dos jóvenes vendedores ambulantes a saltar de un tren en marcha por no tener dinero para el boleto, lo que causó la muerte de uno de ellos y heridas de gravedad al otro.   El incidente tuvo lugar a la altura de la provincia de Al Gharbia, al norte de El Cairo, en una zona rural. Varios pasajeros que fueron testigos del dramático momento denunciaron el crimen a la comisaría de la localidad de Tanta.   La Autoridad Ferroviaria Nacional de Egipto identificó a las víctimas como dos vendedores ambulantes, Mohamed Eid, de 23 años, y Ahmed Mohamed, de 25. Según el comunicado, el tren cubría la ruta entre Alejandría (norte) y Luxor (sur) y los jóvenes “rechazaron” pagar el billete, por lo que “bajaron del tren en marcha”.   Eid cayó entre las ruedas del tren, perdiendo la vida en el momento, y el otro resultó herido de gravedad y fue trasladado al Hospital General de Tanta.   La mayor tragedia ferroviaria de la historia de Egipto, en la que murieron 376 personas, ocurrió en 2002 al incendiarse un tren que hacía el trayecto entre El Cairo y la ciudad monumental de Luxor.