Barrionuevo fundamentó la decisión de ir a la Justicia en la misma  Carta Orgánica.  En este sentido mencionó que el artículo 51 de ese instrumento establece que  “el  Concejo Deliberante  puede ejercer funciones administrativas dentro de su ámbito y fijar su presupuesto, el que no podrá ser mayor al 15% del gasto destinado a personal por el departamento ejecutivo. El inciso  siete del mismo artículo  establece que debe sancionar anualmente la ordenanza fiscal, entendiéndose como ejercicio financiero entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de cada año”. A su vez, el artículo 108 de la Carta Orgánica Municipal establece que el Concejo Deliberante dictará su propio presupuesto, el que se integrará al Presupuesto general”. 
En diciembre, a los pocos días que asumió, la intendenta Susana Zenteno vetó el presupuesto 2020 que se había aprobado días antes. Sin embargo, Barrionuevo consideró que el veto no puede ser para el órgano deliberativo que tiene independencia respecto del Poder Ejecutivo municipal.

“La intendenta actual vetó el  presupuesto 2020 en la que estaba incluido nuestro presupuesto . Ellos se basan  en ese fundamento pero están totalmente confundidos: el cuerpo  tiene la autonomía suficiente para sancionar su propio presupuesto. A ninguna Cámara legislativa le veta el presupuesto otro poder”, argumentó. 

“He mantenido reuniones con el gremio que nuclea los empleados y hemos acordado un aumento, como así también la actualización salarial de concejales y funcionarios, y se ha procedido a liquidar según los acuerdos logrados”, añadió. Sin embargo, el  Concejo Deliberante no podría cumplir con ese incremento porque el Ejecutivo envía las mismas partidas que el año pasado. 

Barrionuevo explicó que la semana pasada se había recibido una nota de la secretaria de Finanzas del municipio en la que solicitaba al Concejo la nómina de empleados con categoría hasta las 19, ya que el  Ejecutivo  había llegado  un acuerdo con el SOEM de  pagar antes del 7 de ese mes a esas categorías y el resto en los días siguientes. “La respuesta fue de que el Concejo Deliberante no conocía ese acuerdo y,  si lo hubo, solicitamos que nos remitan copia para que el cuerpo lo trate y en caso de ser conveniente adherirnos. Los empleados del Concejo en asamblea decidieron unánimemente no cobrar fraccionado y exigen ahora cobrar todos antes del 10”, dijo Barrionuevo.