FIFA aseguró que la aplicación de la medida queda en manos del “organizador de cada competición”.

La invasión de Rusia a Ucrania sigue trayendo fuertes repercusiones en el ámbito deportivo. En un comunicado conjunto, la FIFA y la UEFA oficializaron la suspensión de los equipos rusos y de todas sus selecciones hasta nuevo aviso.

En consecuencia, no podrán participar de las competiciones internacionales vigentes, ya sea la Europa League o las Eliminatorias camino al Mundial de Qatar.

El Consejo de la FIFA y el Comité Ejecutivo de la UEFA ya habían adoptado sanciones preliminares tras la invasión de Rusia a Ucrania. La entidad que rige el fútbol a nivel europeo había trasladado la final de la Champions League de San Petersburgo a París. Y la organización mundial le había quitado la localía y le había prohibido la utilización del himno y la bandera. Pero en ambos casos habían advertido que, de no cesar las hostilidades, iban a tomar medidas más fuertes. Y cumplieron.

El jueves 10 de marzo, por caso, el Spartak de Moscú debía debía visitar al RB Leipzig por los octavos de final de la Europa League (la revancha estaba pautada para el 17 en la capital rusa). Hoy, a partir del comunicado, quedó descalificado.

Al mismo tiempo, el seleccionado masculino de Rusia debía iniciar su camino en el Repechaje para sacar pasaje a la Copa del Mundo el 24 de marzo como local ante Polonia. La Mesa del Consejo de la FIFA (integrada por su presidente, Gianni Infantino, y representantes de las seis confederaciones) había definido por unanimidad quitarle la localía, analizando profundamente sanciones más potentes. La federación polaca solicitó directamente la descalificación. Y hoy llegó la suspensión.

Fuentes cercanas a Infantino le habían anticipado a Infobae esta determinación. “Si no paran la guerra, se quedarán sin Mundial”, había asegurado alguien con acceso al titular de la FIFA, que en el comunicado conjunto con la UEFA, subrayó: “El fútbol está totalmente unido aquí y en total solidaridad con todas las personas afectadas en Ucrania. Ambos presidentes esperan que la situación en Ucrania mejore significativa y rápidamente para que el fútbol pueda volver a ser un vector de unidad y paz entre las personas”.

La decisión contó con el respaldo de varios de los futbolistas más famosos de la actualidad, como Robert Lewandowski, delantero del Bayern Múnich y de la selección polaca, que debía viajar a Rusia por el repechaje. “Los futbolistas e hinchas rusos no son responsables de las decisiones de Vladimir Putin, pero no se puede hacer como si no estuviera pasando nada”, había declarado.

Otras federaciones, como Francia, ya habían hecho punta clamando por la descalificación. “El mundo del deporte, y en particular el fútbol, no puede quedarse neutral. No me opondré a una exclusión de Rusia”, había planteado Noël Le Graët, titular de la FFF.

Resta saber si habrá modificaciones en las competiciones en las que estaban involucrados los representativos rusos, es decir, si Leipzig termina siendo beneficiado por la suspensión del Spartak y avanza directamente a cuartos de final de la Europa League, y si la selección polaca pasa sin jugar su llave y queda a la espera del vencedor del cruce entre República checa y Suecia, por un pasaje a Qatar 2022.